Cities

Las ciudades antiguas son una fuente de conocimiento para desarrollar ciudades modernas

¿Qué deberían ofrecer las ciudades modernas? ¿Cuáles son algunos de los factores más importantes para su prosperidad? Lo creamos o no, las ciudades antiguas encierran muchas respuestas. Recordemos: estas ciudades se construyeron para las personas, no para los coches (algunas apenas dejaron algo de espacio para los carruajes). La idea de diseñar para personas y no para coches de la planificación urbanística actual podría considerarse una mera continuación o un mero resurgimiento de los principios de diseño antiguos: crear distancias cortas a pie, diseñar para crear belleza, garantizar la seguridad y fomentar la interacción social con lugares de encuentro.
Cities
Inteligentes por dentro y por fuera - De muchas maneras, el concepto de ciudad inteligente es simplemente una buena planificación urbana que incorpora los avances en tecnología digital y los nuevos pensamientos a los antiguos conceptos urbanos de relaciones, comunidad, sostenibilidad medioambiental, democracia participativa, buen gobierno y transparencia.
232 vistas

Creado el 13.11.2019

Las ciudades antiguas y modernas siguen unos patrones de crecimiento similares

En lo que respecta a este artículo, definiremos “moderno” como actual, en lugar de referirnos al periodo histórico considerado como la era moderna y posmoderna (1500-1945). Con “antiguo” nos referimos a cualquier periodo anterior al final de la Edad Media (es decir, antes de 1500).

En primer lugar, es importante reconocer la gran diferencia de escala entre las ciudades modernas y las ciudades antiguas. Mientras hoy contamos con casi 50 megaciudades con más de 10 millones de habitantes, en la Antigüedad solo 7 ciudades alcanzaban el millón.

Pero a pesar de las diferencias de tamaño, las ciudades antiguas y modernas son bastante similares en cuanto a su tendencia de crecimiento y a lo que ofrecen a sus habitantes. De hecho, según un estudio reciente1, las ciudades mesoamericanas antiguas mostraban unos patrones de crecimiento similares a los actuales, de acuerdo con el popular modelo de escalamiento urbano. A medida que las ciudades crecen, la población tiende a habitar el espacio de una forma más compacta y concentrada en lugar de dispersarse. Además, tanto en la Antigüedad como ahora, los seres humanos se vuelven más productivos y más eficaces a medida que la población aumenta.

Baghdad
Bagdad: considerada la primera ciudad con más de 1 millón de habitantes.
Shibam

Shibam (Yemen): el Manhattan del desierto.

Estructuras compactas de uso mixto frente a la expansión de baja densidad

En lo que respecta a la organización social natural de los seres humanos, nos gusta vivir cerca de los demás. Las ciudades antiguas, como Pompeya, eran un perfecto ejemplo de ese deseo del ser humano de agrupar recursos, es decir, de tenerlo todo cerca y a mano y no vivir muy lejos del lugar de trabajo. En la actualidad, nos referiríamos a este tipo de organización urbana como zonas de uso mixto.

Sin embargo, el coche lo cambió todo: introdujo los largos trayectos entre zonas residenciales, de trabajo y comerciales. También cambió los espacios entre las casas, llenándolos de calles repletas de coches y confinando a los peatones a estrechas aceras. El coche permitió a la gente vivir en casas más grandes alejadas de la ciudad, pero eso también supuso un descenso de la interacción social y un aumento del tiempo que pasamos aislados en un coche.

La expansión suburbana de baja densidad no es un modelo sostenible de asentamiento humano. Al reconocer este hecho, muchas ciudades con un modelo centrado en los coches están volviendo al modelo centrado en los seres humanos. Cada vez más gente vuelve a las ciudades para vivir, trabajar y realizar compras en zonas de uso mixto. Hasta los edificios de uso mixto se están convirtiendo en la norma, y algún día se crearán ciudades en las alturas con trayectos de un edificio a otro. Esta idea podría remontarse a ciudades antiguas como Shibam (Yemen), el “Manhattan del desierto”, en la que los habitantes se siguen trasladando a menudo por la parte superior de edificios de 5 a 8 plantas en lugar de usar las calles. También es un buen ejemplo de edificios de uso mixto: normalmente, la planta baja suele usarse para criar animales.

Toledo

La muralla de Toledo (España).

Las estructuras más altas reflejan valores de la sociedad

Si se veían desde la distancia, las ciudades antiguas siempre revelaban lo que era más importante en ellas. Las murallas y las fortificaciones reflejaban poder y autoridad, mientras que las grandes catedrales y mezquitas reflejaban la importancia de la religión.

En la actualidad, son los rascacielos los que suelen dominar el perfil arquitectónico de las ciudades, y este hecho refleja el interés de nuestra sociedad en los negocios y los beneficios. No obstante, esos rascacielos cada vez se adaptan más a la cultura local, como los rascacielos de Oriente Medio que reflejan cada vez más la arquitectura árabe. Los rascacielos modernos también son cada vez más ecológicos (a veces tienen hasta la fachada verde), y esto refleja nuestra tendencia moderna hacia la sostenibilidad.

La antigua Xi’an advertía “Cuidado” con su muralla y sus guerreros de terracota.

Protección, seguridad e interacción social

Para la clase dirigente de las ciudades antiguas, esas murallas y fortificaciones eran símbolos de poder, pero para las personas que vivían allí, significaban algo diferente: protección. Algunas fortificaciones siguen presentes en la actualidad, pero no son más que elementos decorativos. De hecho, la muralla de Toledo (España) tiene escaleras mecánicas para garantizar su conservación, al impedir que la muralla bloquee el movimiento de los ciudadanos.

Aun así, las ciudades actuales necesitan encontrar otras formas de garantizar la seguridad de sus habitantes. Al igual que ocurría con las fortificaciones de las ciudades antiguas, la percepción de la seguridad que tienen las personas aumenta si esta se refuerza con rasgos visuales. Y esto se consigue con limpieza, orden general y una presencia policial positiva, útil y no opresiva.

La población también necesita lugares públicos (seguros) en los que interactuar. Las grandes plazas y los grandes mercados de las ciudades antiguas no solo garantizaban una interacción directa entre los mercaderes, granjeros y compradores, sino que también ofrecían espacios de interacción social. Las ciudades que se han adaptado por completo a los coches han intentado compensar la falta de mercados tradicionales con centros comerciales, pero estos son incapaces de reemplazar la experiencia de cercanía de una plaza pública, llena de gente de la zona, negocios y pop-ups (espacios temporales).

Krakow

Cracovia (Polonia): las plazas son el centro de la vida peatonal.

Gobernanza colectiva y más equidad para una mayor prosperidad

Un estudio2 que incluía 20 ciudades mesoamericanas antiguas observó la prosperidad relativa de las ciudades que dirigían los déspotas con una elevada concentración de riquezas y las comparó con ciudades con un enfoque más colectivo de gobernanza y una mejor distribución de la riqueza.

Concluyeron que las ciudades gobernadas de forma colectiva con una distribución de la riqueza más equitativa mostraban una mayor prosperidad a largo plazo y una mayor competitividad al compararlas con las ciudades gobernadas de forma autoritaria.

En general, la historia también nos revela la importancia de la tolerancia. La represión casi siempre desemboca en una resistencia clandestina masiva. Esto ocurrió en el sentido más literal en Derinkuyu, Turquía, una gran ciudad subterránea que se cree que usaron los cristianos para esconderse. Es la más profunda de las docenas, o quizás cientos, de ciudades subterráneas de la región de Capadocia, en Turquía.

 
Hidden City

Derinkuyu (Turquía)

La belleza atrae a todo el mundo

La belleza es un rasgo que comparten casi todas las estructuras antiguas que han sobrevivido hasta la era actual. Por supuesto, muchas de esas estructuras antiguas se construyeron para demostrar la grandeza de algún presuntuoso rey, pero a medida que pasan los años, esos monumentos y edificios antiguos siempre se convierten en motivo de orgullo.

Este hecho debería considerarse una lección para el diseño urbano actual. Puede que crear edificios, parques y monumentos que mejoren la apariencia de las ciudades requiera hoy más recursos económicos y más tiempo, pero otorgan un estilo particular y permiten que las grandes ciudades sean un poco más especiales para sus habitantes.

Una forma de preservar la belleza en las ciudades modernas es proteger o reutilizar de una forma adaptativa estructuras antiguas. Los edificios y monumentos antiguos refuerzan en gran medida la belleza de la ciudad e incluso impulsan el turismo. Los edificios históricos contienen rasgos estilísticos que no podríamos permitirnos en la actualidad y ayudan a garantizar esa variedad que convierte a las ciudades en lugares más dinámicos.

Obviamente, no todo era perfecto en las ciudades antiguas. Había combates de gladiadores en la Antigua Roma, y los sacrificios humanos de la civilización maya no eran nada divertidos. Pero podemos aprender mucho de estas civilizaciones antiguas. Quizás lo más importante que podemos aprender de estas sociedades sin coches sea que siempre debemos construir y diseñar nuestras ciudades centrándonos en los peatones. Si a eso se le añade una importancia especial al medio ambiente y a la felicidad, el resto vendrá solo.

Istanbul

La basílica Santa Sofía del 537 d. C. es hoy un museo.

Sources:

  1. Modern Cities Grow the Same Way As Ancient Ones, by Laura Clark, Smithsonian Mag
  2. Can We Learn from the History of Ancient Cities?, by Lary Feinman, Field Museum

Image Credits

Ancient Baghdad, taken from the book The thrones and palaces of Babylon and Ninevah from sea to sea; a thousand miles on horseback. by John Philip Newman, picture via commons.wikimedia.org

City of Shibam, photo by Dan, taken from flickr.comCreative Commons Attribution 2.0 Generic

Xi’an City Wall, photo by Lfish, taken from pixabay.com

Xian City Wall 2, photo by Maros M r a z, taken from  commons.wikimedia.orgCreative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Unported 

Terracotta Warriors, photo by foursummers, taken from pixabay.com

Kraków Square, photo by dimitrisvetsikas1969, taken from pixabay.com

Athens, Greece, photo by dronepicr, taken from flickr.com, Creative Commons Attribution 2.0 Generic

Hagia Sophia, photo by Adli Wahid, taken from unsplash.com