Cities

Resiliencia urbana: ¿está preparada su ciudad para una crisis?

En 2050, el 70 % de la población mundial vivirá en ciudades, así que debemos aprender a hacerlo. En las propuestas para conseguir una vida urbana sostenible y ciudades inteligentes y felices hay mucha innovación y experiencia. Lo que le falta a la mezcla es la resiliencia. Sin ella, nada prospera. Quienes toman decisiones sobre las ciudades buscan pautas para mitigar el riesgo con una estrategia de seguridad holística. URBAN HUB examina algunas acciones emprendidas para implementar la resiliencia urbana.
Cities
Inteligentes por dentro y por fuera - De muchas maneras, el concepto de ciudad inteligente es simplemente una buena planificación urbana que incorpora los avances en tecnología digital y los nuevos pensamientos a los antiguos conceptos urbanos de relaciones, comunidad, sostenibilidad medioambiental, democracia participativa, buen gobierno y transparencia.
103 vistas

Creado el 03.01.2020

Una ciudad resiliente es una ciudad preparada para el futuro

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), las pérdidas anuales medias causadas por desastres naturales en ciudades ascienden a más de 250 000 millones de dólares estadounidenses (USD). Y ese es solo el peaje económico: el humano puede ser inconmensurable. Las ciudades pueden hacer más para proteger a los residentes con una infraestructura física y social robusta: en otras palabras, con resiliencia urbana.

La resiliencia urbana es la capacidad de los sistemas urbanos de mantener la estabilidad cuando sufren un trauma o se ven sometidos a tensiones, lo que salva vidas y propiedades. Incluye planificación contra el peligro, pero también flexibilidad para adaptarse al cambio de las condiciones. Un buen plan de resiliencia urbana adopta un enfoque multidisciplinario.

Green Wall Building

Planificación urbana inteligente y diversificada

Cuando pensamos en una ciudad resiliente, muchos imaginamos puentes, diques o grandes proyectos infraestructurales para «reforzarla». Sin embargo, la resiliencia también procede de la capacidad de adaptarse y recuperarse, por lo que, a veces, cuanto menor, mejor. Los planes de resiliencia holísticos combinan varias medidas de seguridad y soluciones a menor escala en un todo coherente.

Las alianzas entre el sector público y el privado pueden funcionar aquí para crear nuevos enfoques. Por ejemplo, los ayuntamientos están explorando la planificación basada en la naturaleza en forma de azoteas verdes, aceras «esponja» y paisajes preparados para cualquier clima, y los constructores optan cada vez más por estructuras multiuso y materiales adaptables que resistan situaciones climáticas extremas.

Los fabricantes del sector de la construcción presentan innovaciones que priorizan la seguridad de las personas. Un ejemplo interesante: la torre de pruebas de ascensores de Rottweil (Alemania). Usa un amortiguador de masa activa para simular terremotos. La experiencia lograda con esta torre de pruebas se usó en la torre del número 181 de la calle Fremont de San Francisco, el primer edificio en el que se puede usar el ascensor como salida de emergencia para que la evacuación sea más rápida y eficiente.

181 Fremont
181 Fremont

Torre del número 181 de la calle Fremont: el primer ascensor que se puede usar en una evacuación

Suministros inteligentes y digitalizados

Los desastres suelen amenazar al suministro de energía. Las ciudades con una economía baja en carbono que usan métodos de producción energética sostenibles y diversos son más adaptables y, por lo tanto, más resilientes. Las redes de energía inteligente descentralizadas y los medios alternativos de producir energía, como el aprovechamiento de la energía cinética de las aceras, se exploran cada vez más.

Los sistemas de saneamiento de aguas optimizados también pueden aumentar la resiliencia urbana en lo referente a salud pública. Las poblaciones muy densas permiten que prosperen las enfermedades contagiosas. Los Gobiernos pueden utilizar tecnologías digitales para crear un panel de gestión del saneamiento que realice un seguimiento de los indicadores y los factores que suelen estar detrás de las epidemias transmitidas por el agua.

 
Pavegen plans to power the world with footsteps

Acceso igualitario para todos

La equidad social también contribuye a conseguir la resiliencia urbana, y significa que todos los ciudadanos tienen acceso igualitario a los sistemas de una ciudad. Los residentes en barrios aislados, que suelen ser más pobres, con frecuencia tienen dificultades para acceder a los servicios más básicos. La tecnología digital puede cambiar las cosas en este aspecto.

Las aplicaciones urbanas y las plataformas sociales ayudan a que se escuche la voz de todos los ciudadanos, además de hacerles llegar noticias y alertas sobre emergencias. Los datos abiertos ayudan a los funcionarios a tomar decisiones basadas en evidencias que resulten útiles a todos los ciudadanos, y están mejorando la forma de compartir información, prestar servicios y supervisar resultados.

Transporte público bien conectado en red

Sobre todo, las ciudades necesitan un sistema de transporte público urbano sostenible. Un sistema resiliente ofrece varias formas de movilidad, y no solo motorizada, sino que también incluye una amplia oferta para el tráfico peatonal y de bicicletas. Por supuesto, un acceso sencillo a los servicios es fundamental.

Un sistema de transporte resiliente garantiza un uso sencillo mediante opciones que van desde los billetes electrónicos y la navegación en línea hasta las innovaciones en movilidad urbana. Ciudades como Medellín (Colombia) y La Paz (Bolivia) han conectado mediante funiculares barrios antes marginados con el centro urbano. Otras ciudades adoptan cada vez más soluciones de movilidad inteligentes no solo para hacer más sencillo el acceso, sino también para evitar cuellos de botella y amontonamientos.

 
Urban resilience hub

Juntos somos más resilientes

Una infraestructura inteligente y robusta es buena, por supuesto, pero una estructura social fuerte es igual de importante. Es necesario dotar a los residentes de los medios y de la formación que sean necesarios para que puedan ayudarse entre sí en momentos de crisis. A veces ni siquiera se trata de crisis inmediatas, sino de algo a largo plazo, como cuidar de una población cada vez más envejecida. Una ciudad que trabaja junta es más fuerte.

Un futuro resiliente

A medida que las poblaciones se hacen cada vez más urbanas, se vuelven también más vulnerables a las tensiones. Las ciudades actuales deben ser inteligentes, verdes, accesibles… y resilientes. Por eso, la resiliencia urbana continuará siendo un objetivo fundamental no solo para los equipos de administración de desastres, sino también para arquitectos, urbanistas, ingenieros e incluso trabajadores sociales: todos deben trabajar juntos para encontrar soluciones holísticas.

Sources

  1. UN report finds 90 per cent of disasters are weather, via United Nations

Image Credits

Green Wall Building, picture by Chris Barbalis, taken from unsplash.com

Metro Platform, picture by Voicu Horațiu, taken from unsplash.com