Urbanization

Las ciudades adaptadas a los mayores consiguen que estos brillen durante sus años dorados

Las ciudades son lugares estupendos para la gente joven, pero también para pasar toda una vida. Así, cada vez son más las personas que se quedan en ellas y disfrutan de su jubilación en un ambiente lleno de vida. Esto hace que las ciudades se tomen más en serio su adaptación a estas personas, pues deben ofrecerles buenas perspectivas para esos años dorados.

En todo el mundo, el número de personas con más de 60 años pasará de 600 a 1200 millones para el 2025. Y con más de la mitad de la población mundial viviendo ya en ciudades, resulta imperativo que los centros urbanos cuiden excelentemente a sus ancianos si quieren seguir siendo lugares atractivos en los que vivir. Si bien la sanidad y la vivienda son importantes, también lo es asegurar que nuestros ancianos sigan siendo participantes activos en sus comunidades.

Urbanization
Nuestras ciudades, nuestro futuro - La urbanización, una tendencia que no da síntomas de agotamiento, cambiará de forma significativa la forma en que vivimos, trabajamos e interaccionamos en nuestras comunidades.
262 vistas

Una preocupación global

Con su política de envejecimiento activo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) está «optimizando oportunidades para la salud, la participación y la seguridad con el objetivo de mejorar la calidad de vida conforme las personas envejecen». De acuerdo con la OMS, muchos ancianos que viven en los centros urbanos lo hacen en lugares que no fueron construidos teniendo en cuenta sus necesidades. Esto limita su movilidad y su capacidad de participar en sus comunidades.

La iniciativa cubre los factores clave de independencia, participación, dignidad, cuidado y realización. La OMS se centra en las ciudades porque tienen los recursos para garantizar entornos que se adapten a la edad y porque pueden servir como ejemplos positivos para otras comunidades en sus regiones.

Cómo garantizan un envejecimiento activo las comunidades que se adaptan a la edad

Fuente: OMS, folleto del proyecto «Ciudades adaptadas a la tercera edad» 

  • Participación 
    • Promoción de imágenes positivas de personas mayores
    • Información útil y accesible
    • Transporte accesible tanto público como privado
    • Oportunidades inclusivas de compromiso cívico, cultural, educacional y voluntario
    • Espacios interiores y exteriores sin barreras
  • Sanidad
    • Lugares y programas para el ocio activo y la socialización
    • Actividades, programas e información para el fomento de la salud y el bienestar social y espiritual
    • Respaldo social y compromiso
    • Servicios sanitarios accesibles y apropiados
    • Buena calidad de aire y agua
  • Seguridad e independencia
    • Viviendas apropiadas, accesibles y asequibles
    • Productos y diseños accesibles para la seguridad en el hogar
    • Calles y edificios sin riesgos
    • Carreteras seguras y señalización para conductores y peatones
    • Transporte público seguro, accesible y asequible
    • Servicios de asistencia para las tareas domésticas y el mantenimiento del hogar
    • Ayuda para los cuidadores
    • Tiendas, bancos y servicios profesionales accesibles
    • Vecindarios solidarios que presten apoyo
    • Seguridad ante el abuso y la victimización criminal
    • Información pública y formación adecuada
    • Planes de emergencia y recuperación en caso de desastres
    • Oportunidades de empleo apropiadas y accesibles
    • Prácticas laborales flexibles

Conozca los puntos básicos de las comunidades adaptadas a la tercera edad en este vídeo de la Tufts Health Plan Foundation.

 
Un ejemplo de mala planificación sería la falta de conectividad.

Conectividad sin barreras para la inclusión social

El principal prerrequisito para la inclusión social es la conectividad sin barreras. En algún punto de la vida de muchas personas, las escaleras se convierten en un obstáculo insalvable. En ese punto, incluso las escaleras mecánicas pueden resultar difíciles.

Por este motivo es importante integrar soluciones que ayuden a la gente a moverse sin quedarse bloqueada por escaleras y restricciones callejeras. Aunque las rampas son una solución muy clara y obvia, a menudo se las olvida en espacios públicos de todo el mundo. Los ascensores, sin embargo, suelen ser un estándar en todos los edificios públicos y privados, pero el problema aquí suele ser que no hay suficientes ascensores.

Un enfoque sin barreras no solo ayuda a los mayores, sino también a personas con movilidad reducida, personas con carritos de bebé y servicios de reparto. Y no olvidemos otras opciones, tales como los elevadores de silla y de plataforma, que ayudan en aquellos casos en los que las rampas o los ascensores no son factibles.

Transporte público

Los sistemas de transporte público deberían ofrecer una buena variedad de opciones como trenes, metros, tranvías y autobuses. Todos ellos se pueden adaptar más a las personas mayores incluyendo asientos reservados para ellos y para personas con movilidad reducida.

En las estaciones de metro resulta vital que estén equipadas con una cantidad suficiente de ascensores, no solo para las personas mayores, sino también para aquellas que en realidad deberían usar las escaleras mecánicas (porque muchos mayores no ejercen su derecho de pasar al principio de la cola de un ascensor). El ascensor MULTI  sería una solución óptima para dotar a las estaciones de metro de las opciones que necesitan para mejorar la movilidad de las personas.

Posibilidades para descansar: esenciales para la movilidad de los mayores

¿Los bancos estimulan la movilidad?

Es un hecho poco conocido que los bancos públicos mejoran la movilidad de los mayores. A menudo, estos son perfectamente capaces de caminar largas distancias, pero necesitan poder descansar de vez en cuando. Si saben que un parque en concreto cuenta con bancos suficientes, es mucho más probable que pasen tiempo fuera de casa.

Estudios de adaptación a la edad

  • Condado de St. Louis, Missouri, EE. UU.

    El condado de St. Louis se ha unido a diversas universidades locales, instituciones y comunidades locales para trabajar en la mejora de las condiciones para las personas mayores creando un plan de acción para la adaptación comunitaria a la tercera edad. Además, el programa comparte recursos y conocimientos con comunidades de todo el mundo mediante descargas y comunicación directa.

  • Belfast, Irlanda del Norte

    Belfast forma parte de la red global de ciudades y comunidades adaptadas a la tercera edad de la OMS. La ciudad lleva a cabo numerosas iniciativas que fomentan la inclusión. El plan de acción principal de tres años concluirá en 2017, así que permanezcan atentos a las novedades de Belfast como ciudad adaptada a la tercera edad.

  • Singapur

    Singapur es una de las ciudades más accesibles de Asia y de todo el mundo, de acuerdo con Lonely Planet. Y con la inclinación de la ciudad por la arquitectura fuera de lo común, no resulta ninguna sorpresa que pronto vayan a disponer de una comunidad de mayores centrada en la inclusión con muros verdes y diversas posibilidades de jardinería.

  • Barcelona, España

    Barcelona no solo cuenta con su propio programa de adaptación a la tercera edad respaldado por la OMS, sino que también se ha convertido en un popular destino de viaje accesible para las personas discapacitadas o con movilidad reducida. Es un buen ejemplo de cómo las mejoras en un área conllevan beneficios para todos.

Adaptado a los mayores = habitable para todos

Las iniciativas de adaptación a la tercera edad generan beneficios para las personas de todas las edades. Los aspectos de la iniciativa de ciudades adaptadas a la tercera edad de la OMS relativos al aire limpio y a un entorno saludable beneficiarán a todo el mundo, en particular a niños y personas con enfermedades respiratorias. Los de la protección y seguridad ayudan a garantizar entornos adecuados para las familias y, finalmente, a crear ciudades sin barreras que ayuden a fomentar la movilidad de muchos ciudadanos.

En definitiva, aquellas ciudades que se esfuercen en cumplir las directrices de la OMS para la adaptación a la tercera edad serán, sin duda alguna, mucho más habitables para todos.

Si nuestros mayores están contentos, todos lo estaremos.
Si nuestros mayores están contentos, todos lo estaremos.