Urbanization

Las megaciudades son sinónimo de megaprecios inmobiliarios: ¿demasiado de lo bueno?

Las megaciudades necesitan inversores para crecer y desarrollarse, pero ¿qué ocurre cuando vivir en la ciudad se vuelve prohibitivo debido a la especulación? Es necesario animar a los promotores a buscar un equilibrio entre inversión extranjera atractiva, planificación urbanística asequible y sostenible, y normativas que garanticen la igualdad de oportunidades para todos los habitantes de la ciudad. URBAN HUB se fija en las ciudades que han experimentado un boom en inversión inmobiliaria, y en las precauciones y normas que han adoptado algunas de ellas para garantizar que la creciente población urbana pueda permitirse, a pesar de todo, la compra o el alquiler de una vivienda.
Urbanization
Nuestras ciudades, nuestro futuro - La urbanización, una tendencia que no da síntomas de agotamiento, cambiará de forma significativa la forma en que vivimos, trabajamos e interaccionamos en nuestras comunidades.
106 vistas

Creado el 29.05.2019

El auge del sector inmobiliario

Los precios del sector inmobiliario son un excelente indicador de la salud de una economía. El incremento de los alquileres o un mercado de la vivienda saludable suelen hablar de población en auge, profesionales en ascenso y urbe dinámica. Las ciudades que levantan construcciones interesantes e innovadoras y edificios emblemáticos con tecnología punta, como Hong Kong, Toronto o Nueva York, atraen a los grandes inversores.

El floreciente mercado de la vivienda tiene su origen, en parte, en la gran demanda de viviendas de lujo de adinerados inversores privados. Algunas ciudades han impedido también que haya una adecuada oferta de viviendas imponiendo medidas restrictivas en materia de uso del suelo que afectan al desarrollo urbanístico en los límites de las ciudades o limitan la altura de los edificios, lo cual no ayuda mucho si tenemos en cuenta la masiva migración de gente a las ciudades. No obstante, lo que más influye en los precios inmobiliarios en las megaciudades siguen siendo las inversiones de instituciones y especuladores extranjeros.

Una burbuja a punto de estallar

Ahora, tras años de precios récord en el sector inmobiliario, las estadísticas muestran indicios de una desaceleración en el mercado, o incluso algo peor: la burbuja podría estallar y provocar una ola que se sentiría en todo el mundo.

Los precios de la vivienda en Sídney pueden caer hasta un 7,7 % en 2019. Los mercados, desde Vancouver hasta Londres o Hong Kong, han alcanzado un máximo y se han estabilizado en los últimos años. Si bien la caída de los costes de la vivienda puede sugerir una economía más débil, también podría tratarse de la corrección necesaria para garantizar un crecimiento sostenible para todos.

Puede que el lucrativo mercado de la vivienda haya sido dinero caído del cielo para los inversores, pero ¿cómo afecta el vaivén de los mercados al habitante medio de la ciudad y al futuro de la planificación urbana sostenible?

Sydney

Cuando el auge del sector inmobiliario toque techo

Si bien un sector inmobiliario floreciente a menudo pronostica un saludable crecimiento económico, un mercado de la vivienda que no sintonice con la población puede tener un efecto dominó sobre el destino de la ciudad. El peligro más inmediato es que los precios expulsen precisamente a las mismas personas que impulsan la economía, esto es, a los jóvenes que están empezando sus carreras. Estudios recientes muestran un aumento, en los últimos cinco años, de la edad media de los habitantes de las ciudades, de Londres a Hong Kong o el área de la bahía de San Francisco.

Con el tiempo pueden surgir problemas a medida que la población local se vea superada por los inversores extranjeros y pierda poder adquisitivo. Las economías locales que dependen demasiado de las inversiones exteriores son más susceptibles a las fluctuaciones del mercado global. Cuando los beneficios empiezan a escasear, la inversión extranjera, sin una familia o un puesto de trabajo que la ate a la ciudad, hace las maletas y se muda a otro mercado.

Para mucha gente, poseer una vivienda en propiedad es hoy en día un sueño imposible. Y, sin embargo, ese ha sido uno de los factores clave en la democratización de la riqueza. Si la aguda tendencia a la baja de la adquisición en propiedad aumenta, puede producirse un descenso continuado en la calidad de vida y las oportunidades económicas. Cuando los residentes ya no pueden invertir en su comunidad, la economía se estanca y la gente se muda a vivir a otro sitio.

Los enclaves de riqueza pueden conducir a una mayor brecha entre ricos y pobres y a que haya un acceso desigual a las innovaciones, la tecnología y los servicios. En el peor de los casos, bloques enteros de propiedades para inversores de alto nivel permanecen vacíos mientras los inversores los colocan, lo cual significa un muy necesario espacio urbano menos para las personas que más lo necesitan.

Equilibrar la balanza

Dar servicio únicamente a los inversores ultrarricos genera una economía local más volátil y una población menos diversificada y acaba por estancar el crecimiento. Para volver a inclinar la balanza hacia las inversiones locales hay que dificultar la ampliación de las hipotecas o aumentar los impuestos sobre la propiedad inmobiliaria, entre otras medidas.

El mercado de la vivienda de Nueva York ha adoptado algunos controles y equilibrios en forma de impuestos sobre las segundas viviendas en la ciudad. Vancouver aplica un impuesto del 15 % a los compradores extranjeros de viviendas. El reciente aumento de los tipos de interés en Hong Kong generará una caída del 10-15 % en los precios actuales. No obstante, en general, son pocas las ciudades que han hecho avances significativos para fomentar una nueva oferta a gran escala de vivienda social.

Una planificación urbana holística puede permitir que la ciudad se beneficie de inversiones sostenibles procedentes de todos los niveles de renta sin bloquear por completo la entrada de inversión extranjera. En Toronto se consiguió que el gran inversor Alphabet participara en el diseño de un nuevo barrio con planes de viviendas flexibles. La ciudad de Sídney sigue invirtiendo para que todos puedan acceder a las oportunidades que ofrece la ciudad mediante la mejora del acceso a la movilidad urbana.

affordable housing

Hogar de futuras ideas

La clave de la sostenibilidad de una megaciudad es usar las inversiones para garantizar que todos sus habitantes tengan un nivel de vida sostenible, lo que incluye que todos disfruten de las mismas posibilidades para invertir, comprarse una vivienda y acceder a otras oportunidades económicas.

A la vista de la masiva migración de gente a las ciudades, debería acelerarse la puesta en marcha de un plan más sostenible de vivienda asequible para todos los bolsillos. Las ciudades siempre han sido el hogar de las nuevas ideas, y sin duda serán pioneras en la próxima ola de iniciativas en materia de vivienda urbana.

Image Credits:

Hong Kong, photo by Ruslan Bardash, taken from unsplash.com

New York City, photo by Ian Dooley, taken from unsplash.com

Toronto, photo by Zia Syed, taken from unsplash.com

Sydney, photo by Dan Freeman, taken from unsplash.com

Hudson Yards, photo by James Morehead, taken from unsplash.com