Urbanization

Seguir la corriente: Ben Hammersley sobre cómo sobrevivir a las megatendencias

Our present day is unique, in Ben Hammersley’s view: a remarkably singular moment in our evolution as a species. Take the megatrend of digitalization, for example. We now possess quickly and constantly improving tools, the like of which we have never, ever had before. And that megatrend and others are truly global, meaning that the entire human population of the planet is experiencing their effects. That is, we are all dealing with changing work and social roles. We are all aware of the wonders of the Internet and growing urbanization. We also know that many scientists are warning us about the threat of climate change. So, for the first time in history, the people of Earth are united by knowledge and experience in real-time self-awareness. Despite that, there is major disagreement as to what is really going on, what it means, and what to do about it. In part two of this URBAN HUB interview, Ben Hammersley talks about this, and how we can successfully set a course towards a prosperous future.
Urbanization
Nuestras ciudades, nuestro futuro - La urbanización, una tendencia que no da síntomas de agotamiento, cambiará de forma significativa la forma en que vivimos, trabajamos e interaccionamos en nuestras comunidades.
458 vistas

Creado el 20.04.2018

“En general, normalmente el futuro será mejor que el pasado, pero, para que eso siga siendo verdad, mucho tiene que cambiar en nuestra forma de vivir y trabajar, y gran parte de esto nos vendrá impuesto. Lo que hace que me sienta optimista es que sabemos cómo resolver los desafíos a los que nos enfrentamos”.

Ben Hammersley

Reto: miopía militante

Antes de que podamos capitalizar plenamente las megatendencias, tenemos que superar algunos desafíos considerables. Entre ellos destaca la “nostalgia armada de un pasado que nunca existió”, mencionada en la primera parte de esta entrevista. No se trata simplemente de un desacuerdo sobre lo que está sucediendo. Es un rechazo intencionado y reactivo a siquiera analizarlo.

Según Hammersley, esto se debe a que algunas personas se sienten amenazadas por lo que está sucediendo. “Culturalmente, hay grupos enteros de personas que se aferran a formas antiguas y tradicionales de pensar sobre la sociedad o los roles sociales, sobre cómo deben funcionar las empresas, sobre cómo consumen los medios de comunicación, sobre la formación que buscan, etc.”.

Por ejemplo, Ben Hammersley cree que “los llamados negacionistas del cambio climático en realidad aceptan el problema, pero básicamente les resulta imposible pensar en las acciones necesarias que esto exige. Son tan ofensivas para su forma de vida, que la única forma de lidiar conscientemente con ello es negando la existencia del problema. Esto lleva a la negación de las pruebas sobre el clima o el control de enfermedades, lo que permite a algunas personas obviar los problemas”.

“Estoy empezando a refutar la expresión «dejar atrás». Algunas personas, más que quedarse atrás, están clavando los talones y se muestran inmovilistas”.

Ben Hammersley

Reto: beneficios desiguales

Esta resistencia reactiva se ve fuertemente reforzada por la distribución desigual de los beneficios de trabajar a favor, y no en contra, de las megatendencias como la economía gig digitalizada. Los beneficios varían de un lugar a otro.

Hammersley lo explica así: “la forma en que el futuro nos afecta depende del país en el que vivamos. Las leyes laborales y los derechos civiles son mucho más fuertes en unos países que en otros. Por ejemplo, en algunos países, si estamos entre dos trabajos temporales, no perdemos el derecho a la atención médica, no nos morimos de hambre ni tampoco perdemos la vivienda”. Pero, “en otros países, ¡estamos fastidiados! Nos quedamos sin un duro y todo puede irnos fatal”.

Todas las sociedades deben esforzarse por lograr un buen equilibrio social. “Cuando hablamos sobre la economía gig, por lo general, lo hacemos desde el punto de vista de la élite multinacional, trabajadora del conocimiento, muy potente en tecnología de la información. Para estas personas, la economía gig es muy buena”. Sin embargo, en opinión de Ben, todos debemos sentirnos ganadores, no solo algunos.

Reto: la falta de imaginación

Según Ben Hammersley, tanto la miopía militante como los beneficios desiguales también pueden considerarse consecuencias con una causa más profunda: una falta de imaginación y de visión para determinar hacia dónde nos llevan las megatendencias, así como una falta de vocabulario y de estructuras cognitivas y legales para debatir y actuar sobre su impacto.

Además, como todavía no hemos desarrollado las nuevas ideas y estructuras que necesitamos, nos vemos abocados a usar las viejas que no acaban de resultar adecuadas. “A medida que el mundo se acelera con todas las megatendencias a las que asistimos, observamos una potente reacción, cuyo atractivo es un retorno imaginario a un pasado más sencillo donde todos sabían cuál era su sitio”.

“Sin embargo, cuando vivimos en una era de grandes cambios, una reacción de nostalgia militante nos hará retroceder, porque retrocedemos, relativamente hablando, aunque nos quedemos parados, ya que todos los demás avanzan”.

El reto de afrontar cambios

Ante estos retos, ¿se muestra optimista el futurista Ben Hammersley sobre el mañana? Sí, pero con cautela: “lo que hace que me sienta pesimista es que algunos países están pasando por un espasmo generacional de los últimos años que quedan de poder político y económico de personas para las que reflexionar sobre esos problemas es cognitivamente inaceptable”.

No obstante, en opinión de Ben, las megatendencias que nos envuelven nos arrastrarán, nos guste o no. “Habrá oscilaciones pendulares y reacciones adversas, pero, en los próximos años, podemos esperar ver un aumento del apoyo para abordar seriamente estas megatendencias. En muchos lugares, casi se puede sentir la presión que se está acumulando para adoptar medidas constructivas”.

En última instancia, Hammersley es optimista. La resistencia es inútil, por así decirlo, y la marea de la historia ya nos está llevando a donde tenemos que estar. Está claro que hay mucho trabajo por hacer, y “mucho tendrá que cambiar la forma en que vivimos y trabajamos”. Pero “me siento optimista porque sabemos cómo resolver los desafíos a los que nos enfrentamos”. Para empezar, ¡tenemos las herramientas tecnológicas!

Solución: asumir el cambio

Para Hammersley, una de las mejores formas de prepararse para el futuro consiste en empezar a apropiarse del presente. ¿Cómo? En primer lugar, tenemos que cuidarnos los unos a los otros. “La sociedad debe cuidar a la sociedad. Cada persona está interconectada con todas las demás. Para que un cambio social generalizado funcione, tiene que llevarse a cabo a una escala política donde nosotros, como colectivo, decidamos qué cambios hacer y cómo hacerlos”.

En segundo lugar, necesitamos buenos líderes. “El tipo de liderazgo político será crucial para lo que suceda después. Algunos países dirán que sabemos que la economía gig va a ser dolorosa. Por tanto, nosotros, como sociedad, trabajaremos juntos para encontrar una nueva identidad laboral. Al fin y al cabo, es responsabilidad del gobierno. Son las personas a las que votamos para hacer el trabajo administrativo relativo a la infraestructura colectiva que es el tejido de nuestra existencia”.

“La verdad es que en todos los países tenemos que enfrentarnos a estos problemas de megatendencias”. En otras palabras, no se puede escapar del futuro y ya está sucediendo. Por ejemplo, “vamos a empezar a ver no solo una tendencia social hacia ciudades de mayor densidad, sino también una tendencia política. Un empuje político para tratar de hacer que la gente viva en ciudades de alta densidad”.

La importancia de las palabras y las ideas

También necesitaremos nuevas formas de conceptualizar y de hablar de los cambios y sus ramificaciones. “Nuestros cerebros están bien, no necesitamos ninguna mejora ciberpunk en nuestra cognición. Basta con desarrollar nuevo vocabulario, y nuevas estructuras cognitivas y legales para describir lo que está pasando y hablar de ello”.

Hammersley piensa que una de las formas en que esto sucederá es “cambiando nuestras analogías y metáforas culturales tradicionales” para crear nuevos espacios en los que pensar. “Para prosperar frente a todo este cambio también se requiere un enfoque mucho más amplio y con más visión de futuro: no podemos seguir pensando en todas estas cosas como si estuvieran separadas, tenemos que adoptar un enfoque integral y mirarlas con una mente abierta”.

 

Ben indica que debemos desarrollar nuevas formas de interpretar cognitivamente y debatir colectivamente hacia dónde nos llevan las megatendencias. ¿Cómo lo hacemos? Ben nos da una idea en este corto vídeo: “Shifting analogies is the definition of innovation” (Las analogías cambiantes son la definición de innovación)

Espere lo inesperado: el rol de la serendipia

El método de Ben para prosperar en el futuro es sencillo. Tenemos que prestar más atención a lo que ahora mismo sucede realmente a nuestro alrededor, y estar más abiertos a descubrir lo inesperado en nuestras observaciones. “Muy sencillo, no podemos prepararnos para lo que pasará en 20 años. Solo podemos prepararnos para el mañana, y eso solo cuestionando constante y activamente todo lo que hacemos hoy”. Dicho de otro modo, debemos aceptar la serendipia.

La serendipia está en el corazón del método de Ben Hammersley para abordar el futuro (véase el cuadro). Los cuentos de hadas y las historias para niños están llenos de serendipia. Por ejemplo, una princesa besa a una rana por simple amabilidad humana y se sorprende al encontrar el verdadero amor. A los niños les encanta este tipo de cuentos, en parte porque todavía son receptivos a lo que les ofrece la vida. Ellos esperan la sorpresa y están encantados cuando sucede. Ben Hammersley sugiere que aprendamos de nuestros hijos y volvamos a un estado en el que nos abramos a ser constantemente sorprendidos.

“La serendipia es uno de los grandes impulsores de la vida y del progreso personal y cultural, y una de las razones por las que las ciudades son tan gratificantes. Las ciudades son máquinas que maximizan la serendipia”.

Ben Hammersley

Las ciudades son el futuro de la civilización

Las ciudades serán el factor decisivo de nuestra evolución, según Ben. “Las ciudades son el futuro de la civilización, y la naturaleza abierta y flexible de las ciudades nos ayudará a dirigirnos hacia el desarrollo de las estructuras cognitivas y culturales necesarias para usar nuestra tecnología de forma inteligente”.

Por tanto, la buena noticia es que, aunque no podemos evitar las megatendencias que nos envuelven, ya tenemos todas las soluciones que necesitamos para un futuro brillante y sostenible. La megatendencia de la digitalización seguirá proporcionándonos herramientas cada vez mejores que necesitaremos. Y la megatendencia de la gran urbanización nos proporcionará el banco de pruebas ideal para desarrollar juntos nuevas visiones inesperadas y utilizar el poder de las megatendencias para hacer magia.

 

Ben Hammersley está muy solicitado en todo el mundo. Más o menos al mismo tiempo que hablaba con URBAN HUB, también estuvo en Hyderabad (India), dando una conferencia sobre algunos temas complementarios, entre ellos la IA (inteligencia artificial) y la ciberdelincuencia, y su interrelación. Véala aquí.

What is serendipity?

Coined by Horace Walpole in 1754, the term “serendipity” is today often thought to simply mean a coincidence, good luck, or a happy ending. But the deeper meaning is a bit richer and more complex: the idea of discovering valuable things by accident.

There are three parts to this. One is the idea of actively seeking something: a solution, a place, an answer, or whatever. Serendipity is not a passive or lazy term – being actively in quest of something is a necessary component to the experience of serendipity.

The second part is the permanent potential presence of accident, in the sense that things happen all the time, all around us, that we neither plan, control nor foresee. That seems obvious, of course, yet who hasn’t been caught in the rain without an umbrella?

However, it is the third component that gives this word its power and magic. Simply put, you have to be open to the accidental or unexpected that inevitably occurs while on your quest. That also sounds simple, but given how easily distracted we humans can be, we often encounter something as we progress through our days, and completely fail to see what it is.

Ben Hammersley finds the term so useful because much of his work revolves around enticing and encouraging people to understand the future by more seriously considering what is already happening, right in front of their eyes. People can fill their heads with planning for the future to the extent that they miss out on what is already going on.