Urban Lifestyle

Maratones, ciudades bonitas y directores de empresa

Las ciudades no cejan en su empeño de convertirse en los mejores lugares para la vida de las personas y los maratones han desempeñado un papel importante en hacerlas aptas para quienes se desplazan a pie. Además de mejorar la salud y el estado de forma urbanos, cada vez se reconoce más que los maratones sacan lo mejor de los directores de empresa.

Urban Lifestyle
An urban lifestyle for the future -  By first recognizing the impact of our city lifestyles, we can pave the path for sustainable economic development and a brighter, greener future.
714 vistas

Creado el 03.03.2015

Los maratones fomentan la salud urbana

A principio de la década de los setenta, la imagen de muchas ciudades se caracterizaba por la pobreza, la contaminación y los elevados índices de criminalidad. La situación empezó a cambiar en 1976, cuando el Maratón de Nueva York dejó de trazar círculos repetidamente alrededor de Central Park y comenzó a transcurrir por los cinco distritos de la ciudad. Esta modificación hizo que toda la ciudad apoyara a los corredores y transmitió una imagen positiva de la ciudad por todo el mundo.

En la actualidad, los maratones urbanos han contribuido a remodelar las infraestructuras urbanas a favor de los deportes al aire libre y, dado que constituyen una magnífica oportunidad para obtener buena publicidad, han impulsado el embellecimiento de las ciudades en beneficio de sus habitantes. No sorprende que los maratones se hayan convertido en acontecimientos destacados en otras ciudades, como Chicago, Londres, Berlín y Tokio.

Multitudes de corredores acuden a Tokio

Tokio es el paradigma de una metrópolis en rápido crecimiento. Según el censo más reciente, de 2010, la población de la metrópolis de Tokio asciende a 13 millones de personas y la población de la región de la Capital Nacional, a 43,4 millones; las cifras equivalentes de Nueva York son de 8,1 y 19,3 millones de personas respectivamente.

 

Desde la primera edición de 2007, el Maratón de Tokio ha crecido hasta convertirse en una de las carreras más importantes del mundo. Se inscriben más de 300 000 corredores para optar a unas 35 000 plazas, por lo que el proceso de inscripción de este maratón es uno de los más competitivos. Aunque suele llover, el recorrido del maratón hace pasar a los corredores por numerosos lugares emblemáticos (como los Jardines del Palacio Imperial, el Edificio del Gobierno Metropolitano de Tokio, la Torre de Tokio) y tiene su meta en la Expo del Maratón de Tokio.

Es un excelente ejemplo del beneficio que un maratón puede aportar a una ciudad y de la publicidad que puede darle en todo el mundo. Uno de los participantes de la edición de 2015 fue Andreas Schierenbeck, Chairman of the Executive Board de thyssenkrupp Elevator AG y ferviente corredor de maratones.

El trotamundos

La carrera profesional de Andreas Schierenbeck, que se incorporó a thyssenkrupp Elevator en 2012, ha sido un auténtico maratón: ha trabajado en Colombia, Venezuela, Suiza, Suecia, Austria y EE. UU. Aunque su trabajo conlleva una gran responsabilidad, consigue sacar tiempo para pasarlo con su mujer y su hijo, y también para correr.

Schierenbeck corrió su primer maratón a los 40 años en Zúrich (Suiza), en 2006. También ha participado en los maratones de Berlín (Alemania), Monterrey (Colombia), Boston, Chicago y Nueva York (Estados Unidos) y, ahora, en el Maratón de Tokio (Japón).

Entrenarse para correr un maratón y acabarlo exige compromiso, resistencia, planificación estratégica y una buena preparación física y mental, todas ellas características fundamentales de los buenos altos ejecutivos. No obstante, al preguntarle cómo le ayudan los maratones a abordar su trabajo, Schierenbeck responde con humildad: “Son solo para divertirme”. Pero es que así es como enfoca su trabajo, como una “diversión”.

Schierenbeck en el Maratón de Tokio; su marca: 3:47:12

“Aunque me encanta correr por el bosque, los maratones urbanos te brindan la oportunidad única de ver monumentos y practicar deporte al mismo tiempo”.

Andreas Schierenbeck

Los corredores de maratones son mejores directores

Aunque a Schierenbeck no le entusiasma establecer esta correlación, una investigación reciente así lo hace. En un estudio publicado en la Social Science Research Network, unos investigadores llegaron a la conclusión de que la buena forma física de los CEO (definida como haber acabado un maratón) repercute de forma favorable en el valor de la empresa. ¿Acaso sorprende?

Correr un maratón es difícil, y dirigir una empresa tampoco es precisamente un agradable paseo por el parque.

Beneficios para todos

Los maratones contribuyen de muchas formas distintas a la sociedad. Ayudan a fomentar la buena forma física, a desarrollar atributos personales que hacen mejores a los directores y, quizá, lo más importante, pueden ayudar a revitalizar zonas urbanas. 

Cuando las ciudades albergan grandes maratones, deben garantizar que haya lugares por los que correr, lo que suele traducirse en mejoras para los peatones y los ciclistas. Los gobiernos municipales también deben tener en cuenta qué dirán los corredores, los blogueros y los periodistas de todo el mundo sobre la ciudad anfitriona cuando regresen a casa, lo que supone un incentivo para crear más parques, vistas atractivas y, en general, un paisaje urbano más bonito.