Urban Lifestyle

Historia: cómo una pequeña plataforma móvil se convirtió en un símbolo del mundo moderno

Aunque hoy es lo normal, antes no había tantas ciudades ni tan grandes. Ahora las hay de todos los tamaños, ¡incluso XXXL! Cuando pensamos en el mundo actual, visualizamos grandes ciudades, y cuando pensamos en ciudades modernas, visualizamos edificios muy altos. Pero construir o utilizar edificios elevados no fue posible hasta que no se hubieron desarrollado importantes herramientas. Una de ellas destaca especialmente, y no sólo porque solucione un desafío práctico, sino porque también proporciona el vehículo ideal para unir y simbolizar algunas necesidades humanas muy relevantes. Esta es la verdadera historia del ascensor.
Urban Lifestyle
An urban lifestyle for the future -  By first recognizing the impact of our city lifestyles, we can pave the path for sustainable economic development and a brighter, greener future.
3671 vistas

Creado el 16.08.2018

Un viaje en alfombra mágica

La necesidad humana más obvia a la que da respuesta el ascensor es la conexión o movilidad. Otros inventos anteriores de la Revolución Industrial habían conseguido hacer más factible el desplazamiento arriba y abajo tanto de cosas como de personas, pero los ascensores no se consideraron seguros para el uso diario hasta la Exposición Universal del Palacio de Cristal de Nueva York, celebrada entre 1853 y 1854.

Fue allí donde Elisha Graves Otis presentó su freno de seguridad de una forma espectacular. Su elevador de plataforma ascendió hasta una altura de 10 metros y, una vez alcanzados, su asistente cortó el cable del elevador. Cuando la plataforma no se estampó contra el suelo, Elisha hizo una reverencia ante el maravillado público y anunció: «¡Todo a salvo!»

Con la seguridad ahora garantizada comenzó una nueva era para los edificios, las ciudades y la civilización. El primer ascensor de pasajeros se instaló en un edificio de cinco plantas de Nueva York tres años después. La historia del ascensor había comenzado. Hoy en día, los ascensores son el medio de transporte mecanizado más seguro del mundo.

Un organizador de la comunidad

De repente, los ascensores ofrecieron a las personas mayor oportunidad de moverse libremente a donde quisieran. No es de extrañar que gran parte del tiempo quisieran irse a casa o de compras, al trabajo o a clubes, restaurantes o eventos. La conectividad conecta lugares, pero más importante aún es que conecta personas.

El desarrollo de comunidades o la interacción social pronto se convirtieron en un elemento clave en la historia del ascensor. Este permitió crear nuevos lugares para que las personas se reuniesen y estuviesen juntas. Los edificios ganaron en altura, creando muchos más espacios utilizables sacados de la nada misma.

El vehículo del asombro

Pero el ascensor lleva mucho más que “pasajeros”: también lleva curiosidad, porque en cada uno de los niveles de su ascensión desvela una nueva perspectiva. Esto conduce a nuevas preguntas, como de qué manera aumentar su capacidad o su eficiencia energética, cómo lograr que sean más económicos o estén más personalizados.

En un ascensor, la curiosidad es siempre compañera de viaje. Por ejemplo, en 1979, esta curiosidad llevó a preguntarse si la entonces novedosa tecnología de los microprocesadores podría aplicarse a los ascensores. Así fue, y de repente, los hasta entonces necesarios ascensoristas dejaron de serlo. Hoy en día, cualquier persona puede manejar un ascensor.

En 1996 otras cuestiones llevaron a los desarrolladores de ascensores a pensar si se podría agrupar automáticamente y con antelación a los pasajeros según su destino para reducir los tiempos de espera y mejorar la experiencia de uso del ascensor. Todo ello como resultado de la curiosidad.

La madre de la invención

Por tanto, no resultó extraño disponer dos cabinas independientes en un mismo hueco, pero sí fue otro hito en la historia del ascensor. TWIN, el primer sistema moderno de ascensor multicabina, fue presentado en 2002. Esta solución amplió la capacidad de cada hueco de ascensor en un 40 %.

El paternóster también empleaba múltiples cabinas. Presentado en 1868, las cabinas abiertas circulaban lentamente en un bucle continuo. Los pasajeros simplemente tenían que subir y bajar cuando lo desearan. Creativo, aunque hay quieres prefieren tener puertas en sus ascensores.

Pero al unir este concepto de circuito con la moderna tecnología maglev, el sistema MULTI permitió desplazar de forma segura múltiples cabinas arriba y abajo, e incluso horizontalmente. Presentado en 2017, los efectos del ascensor MULTI sin cable sobre el diseño arquitectónico tan sólo están comenzando a verse. Un ascensor siempre deja espacio a la creatividad.

Innovaciones urbanas en una caja

Al igual que una ciudad, el ascensor une diversos elementos en un espacio definido. Estos elementos se influyen y refuerzan entre sí y generan algo completamente nuevo. En este caso, conectividad, comunidad, curiosidad y creatividad se entrelazan con un efecto continuo y maravilloso.

Uno de esos resultados es una mejor eficiencia energética. Por ejemplo, la eficiencia energética cero implica que un ascensor genere energía suficiente como para compensar la que utilice. Y todavía más impresionante: ¡los ascensores de energía positiva neta producen más energía de la que consumen!

Otro ejemplo de cómo el ascensor lleva los deseos humanos a nuevas cotas es la introducción del elemento digital. La primera solución de mantenimiento predictivo en tiempo real y basada en la nube fue presentada en 2015. MAX emplea la tecnología IoT para reducir las demoras y los periodos de inactividad de los ascensores.

El desarrollo del ascensor como medio de transporte fiable abrió los cielos a la evolución urbana. Hoy día, el sistema MULTI también permite sencillas conexiones horizontales entre rascacielos y muestra la siguiente frontera en el diseño de las ciudades.

El último y cerramos: el pasajero más importante

¿Hay sitio para uno más? ¡Por supuesto! El último pasajero, y el más importante en la historia del ascensor, son los sueños. A lo largo de su vida, el ascensor ha pasado de ser una extraña y pequeña caja o plataforma a un vehículo vivo alimentado por la energía de la imaginación humana.

¿Por qué son tan importantes los ascensores? Porque elevan la civilización humana atrayendo y transportando los sueños de hoy a un destino más elevado: las ciudades del mañana, aquellas que todavía no hemos empezado a construir. Por decirlo de otra forma, los ascensores elevan la historia. Todos formamos parte de la crónica del ascensor. ¡Súbase! Este viaje no acaba nunca.

Image Credits

Elisha Otis Elevator, taken from wikipedia.de