Technology

Reparto de productos: el reparto con drones despega

Reparto con drones: se ha hablado mucho de esta idea. Recibió un gran bombo publicitario al anunciar Amazon el lanzamiento de Prime Air, que prometía entregar la mercancía en treinta minutos. ¿Cuál es en realidad la probabilidad de que los drones de reparto vuelen tranquilos? ¿O acaso esta idea seguirá siendo un castillo en el aire?

Los minoristas y los servicios de paquetería compiten por ser los primeros y están desarrollando nuevas innovaciones, pero otros sectores, como el de reparto de suministros médicos, ya están teniendo un gran impacto con pequeñas redes. Las ciudades también están explorando las posibilidades del uso de drones en áreas de alta densidad. URBAN HUB analiza la normativa y las soluciones que están por venir.

Technology
Usar menos recursos para conseguir un cambio mayor - ¿Qué hace que el mundo se mueva? La tecnología innovadora. Además, en la movilidad, la construcción, la energía y la fabricación, son sobre todo las innovaciones sostenibles las que están cambiando cómo interaccionan y dan forma a su entorno las personas.
2848 vistas

Creado el 17.01.2018

El dron ha llegado

La fascinación por las tecnologías automatizadas, sin conductor y conectadas ha ido en aumento, especialmente en lo que se refiere a cómo transformarán nuestras vidas y nuestros lugares de trabajo. Pueden reducir la congestión de las carreteras y la contaminación y hacer que los servicios sean supereficientes. El dron es la próxima generación y promete una velocidad de reparto sin precedentes.

Amazon, que copó los titulares con su servicio de reparto con drones Prime Air, parece liderar la carrera. No obstante, otros gigantes mundiales como Google y Walmart también han entrado en liza. Incluso UPS propone una combinación única de furgoneta de reparto y dron que podría acelerar la implementación del reparto con drones en los centros urbanos.

Las redes de drones a pequeña escala ya han encontrado su aplicación. Por ejemplo, los drones se están utilizando con éxito para repartir suministros médicos a zonas remotas. Otros sectores que investigan el uso de drones van desde la construcción hasta la topografía y el reparto del correo.

Hasta ahora, estos ejemplos solo han probado los drones en zonas poco pobladas o suburbanas. Sin embargo, ciudades como Zúrich (Suiza) y Reikiavik (Islandia) también están entrando en acción, poniendo a prueba y explorando cómo podrían mejorar los drones la infraestructura y los servicios que las ciudades ofrecen a los ciudadanos.

¿Cómo es de alta la confianza de los consumidores en el reparto con drones?

¿Por qué todas las miradas están centradas en el dron?

A primera vista, un dron parece un juguete en lugar de un sofisticado dispositivo que cambiará la forma en que compramos o esperamos que se entreguen las mercancías. Sin embargo, mentes innovadoras están desarrollando rápidamente ideas para aprovechar su potencial en nuevas infraestructuras y modelos de negocio. ¿Por qué?

La ventaja más evidente es la velocidad. Los drones vuelan en línea recta de un punto a otro, lo que nos permite olvidarnos de camiones de reparto circulando por carreteras sinuosas. Además, sobrevuelan los atascos de tráfico de los congestionados centros urbanos. Las zonas remotas con una infraestructura vial deficiente son más accesibles. A los clientes también les gusta el potencial de seguir el trayecto del dron, eliminando tiempos de entrega imprecisos.

El reparto con drones reducirá los costes de mano de obra de la entrega de paquetes. Esto crea un mejor retorno de la inversión para una empresa. El dron también podría reducir el impacto sobre el medioambiente en comparación con los modos tradicionales de entrega. Los drones, al ser más rápidos, rentables y respetuosos con el medioambiente, podrían proporcionar a los minoristas una ventaja competitiva importantísima.

¿Por qué no se utilizan todavía?

Un titular hace que parezca que el reparto con drones va a llegar pronto a una casa cerca de usted, mientras que otro dice que estamos todavía muy lejos de que esto se produzca. ¿Cuál es el estado real? ¿Está preparada la tecnología? ¿Llegarán las normativas necesarias? ¿Y cuánto confían los consumidores en ello?

Ya se utilizan vuelos de drones totalmente autónomos en operaciones de prospección mineras y en obras de construcción. La tecnología operativa del dron es ahora fácil de controlar. Sin embargo, para usarlo en entregas, se necesita más trabajo en áreas como la elusión de colisiones, la reducción del ruido y el vuelo con inclemencias del tiempo, así como en la infraestructura logística general.

El verdadero obstáculo es la normativa. En Estados Unidos, la FAA (Administración Federal de la Aviación) estipula que los drones deben ser controlados por un operador humano con línea de visión. En 2017, unas nuevas disposiciones permitieron a los gobiernos locales solicitar exenciones para realizar pruebas de sistemas de tráfico aéreo de drones, pero eso dista mucho de dar luz verde a los drones.

Además, el espacio aéreo potencialmente saturado requiere un sofisticado sistema automatizado de gestión del seguimiento, que actualmente no existe. La NASA está trabajando con los líderes del sector de los drones para desarrollar un sistema así, pero la fecha de finalización prevista no es hasta el 2025.

Con independencia de la tecnología o las leyes, la confianza del consumidor tendrá la última palabra. Con la promesa de una satisfacción casi instantánea, los consumidores, según algunas encuestas, abrirán sus puertas al reparto con drones. Sin embargo, otros indicadores muestran que no darán la bienvenida al dron hasta que se les garantice que es seguro y que no afectará a su privacidad personal.

Economía de los drones

Además de reducir los costes de mano de obra, el reparto con drones se promociona como un método intrínsecamente más económico que el reparto con camiones. Pero, si solo se puede entregar un paquete en cada viaje antes de volver al almacén, ¿cómo puede ser?

La regla de las entregas del último kilómetro, la parte crítica en el viaje de un producto, dice que el reparto de muchos paquetes en un periodo de tiempo o distancia cortos mantiene el coste por entrega bajo. Esto también se aplica al reparto de un gran número de entregas en un mismo lugar. Sin embargo, si los paquetes son ligeros (menos de 2 kilos) y se reparten a distancias cortas (idealmente no más de 16 kilómetros), la economía comienza a ir en favor de los drones.

No obstante, este potencial solo puede aprovecharse si las empresas invierten por adelantado en la construcción de centros de suministro en toda el área que desean atender. Para algunos esto puede ser solo un pequeño obstáculo. Según Walmart, el 70 % de los estadounidenses vive a menos de ocho kilómetros de distancia de una tienda Walmart, y Amazon ya se está concentrando en construir los llamados “Centros de Cumplimiento”.

 

Paquetes cayendo del cielo: vea la primera entrega de Prime Air como parte de un periodo de prueba en Cambridge (Reino Unido).

La carrera del reparto con drones está en marcha

Amazon anunció el lanzamiento de Prime Air a finales de 2013. Llegó a un acuerdo con la Autoridad de la Aviación Civil del Reino Unido para iniciar repartos de prueba en las afueras de las ciudades británicas en 2016. La primera entrega de Prime Air, realizada por un dron guiado por GPS a una altura de 120 metros, tardó solo 13 minutos. Amazon planea expandir la prueba a docenas de clientes en el área de Cambridge (Reino Unido).

En 2017, Google participó en una serie de pruebas realizadas por la NASA y la FAA. Su proyecto de drones “Project Wing” está desarrollando software para gestionar automáticamente todo tipo de drones de diferentes fabricantes. Si tiene éxito, una parte clave del sistema de entrega con drones estaría en sus manos. Hasta entonces, los drones del “Project Wing” pueden verse en pruebas en Australia entregando burritos.

UPS no tiene planes de reemplazar las furgonetas de reparto, sino de complementarlas con un dron. En lugar de preocuparse por construir más almacenes, la furgoneta llevará los paquetes más cerca de su destino final y el dron cubriría el último kilómetro y medio. UPS calcula que recortando solo kilómetro y medio de cada ruta ahorraría 50 millones de dólares al año. El dúo furgoneta-dron también podría ser la solución perfecta para las ciudades.

Drones y furgonetas: repartiendo juntos

Los últimos flecos para cubrir del punto a al b

Con las primeras pruebas en marcha, hay muchas oportunidades para atar los últimos flecos en la logística y en la infraestructura y para introducir algunas innovaciones interesantes a lo largo del camino que abordan cada paso de la cadena de suministro, desde el centro de suministro hasta el aterrizaje final.

El almacén será el corazón de la red de reparto con drones. Aunque la imagen de un paisaje salpicado de docenas de almacenes que faciliten las entregas de drones es poco atractiva, es plausible. Sin embargo, las ciudades presentan un problema. La solución de ensueño de Amazon es una torre urbana tipo “colmena”: un almacén de varios pisos capaz de liberar docenas de drones directamente en el cielo.

En el lado del destinatario, los clientes podrían recibir una plataforma de aterrizaje que señale al dron dónde aterrizar. En las ciudades, las azoteas podrían convertirse en los puertos receptores. Otras soluciones incluyen una opción de lanzamiento en paracaídas. Para disipar el temor de los clientes a las lesiones, los nuevos diseños para drones cuentan con patas más largas y mecanismos para detener las hélices cuando se acercan a un objeto extraño.

Las “colmenas” de Amazon optimizan la logística en los centros urbanos

El dron en la gran ciudad

La visión de Amazon de una estructura de colmena presenta una respuesta bastante lejana al desafío de los centros de distribución urbanos. Las ciudades están tratando los asuntos de los drones como propios y elaboran su propio plan de vuelo para el éxito. Existe un enorme potencial para que los drones se conecten a tecnologías inteligentes ya existentes y reduzcan la congestión urbana.

Un nuevo proyecto británico, “The Flying High Challenge”, colaborará con cinco ciudades para abordar cómo utilizar los drones de manera creativa y eficaz en entornos urbanos. Juntos, abordarán cuestiones de seguridad y normativas para abrir oportunidades de mercado, pero también pensarán en la forma en que los drones pueden mejorar servicios como la seguridad vial y la atención en caso de emergencia.

En Reikiavik, un servicio de distribución de comidas totalmente operativo de AHA, una plataforma en línea para restaurantes, ya está en funcionamiento. Por ahora, se limita a una única ruta que atraviesa la bahía. Funciona en tándem con un servicio de mensajería en bicicleta, pero hay planes para futuras entregas a domicilio. Las vías fluviales y las carreteras sinuosas hacen de la ciudad el lugar perfecto para beneficiarse de los drones.

Zúrich ha iniciado las pruebas de un sistema basado en furgonetas y drones. Será la primera vez que una ciudad utiliza un dron fuera de la línea de visión. Promete una entrega en dos horas desde el centro de distribución al cliente. La solución considera la furgoneta como un centro de distribución móvil y planea utilizarla para entregar de todo, desde café hasta suministros médicos.

El reparto urbano con drones puede basarse en plataformas de aterrizaje en las azoteas

Con los drones, la ayuda está en camino

Mientras los minoristas y la industria de los drones ultiman algunos detalles cruciales para proporcionar un servicio de reparto comercial generalizado, también aumentan las experiencias de otras iniciativas que exploran las formas en que puede ayudarnos el reparto con drones.

El 17 de julio de 2015, en la zona rural de Virginia Occidental, se llevó a cabo la primera entrega médica de Estados Unidos mediante dron. Un dron realizó tres vuelos para transportar medicamentos desde un pequeño aeropuerto hasta un recinto ferial cercano. Dos organizaciones que prestan servicios sanitarios a áreas insuficientemente atendidas realizaron el ensayo con la empresa emergente de drones Flirtey.

En Lesoto, una red de distribución de drones plenamente operativa se embarca en un viaje humanitario. Este país sin salida al mar y con una infraestructura vial deficiente, utiliza esta red para llevar muestras de sangre al hospital y someterlas a pruebas de VIH/SIDA en la capital. Los drones vuelan autónomamente y se recargan automáticamente.

Los drones pronto nos llevarán al futuro

Las soluciones que se están estudiando actualmente, ya sean de gigantes del sector, de gobiernos o de empresas emergentes, continúan inspirándonos para abrir nuestras mentes al potencial de estos objetos voladores “identificados”. Con promesas de grandes ahorros, entregas rápidas y seguras y clientes satisfechos, ya no es cuestión de “si”, sino de “cuándo”.

La mayoría de los expertos no creen que las entregas con drones en el sector comercial despeguen realmente antes de 2021, ya que todavía están por resolverse las barreras normativas y algunos problemas logísticos. Por el momento, es más probable que veamos el uso de los drones en áreas de baja densidad y, en menor escala, en las ciudades. Cualquiera que sea su aplicación, los drones prometen ser un nuevo elemento permanente en los cielos.