Sustainability

Ciudades transitables: peatonalización y reducción de la dependencia de los coches

Las ciudades a la vanguardia en cuanto a sostenibilidad intentan ofrecerles siempre un entorno más verde y adecuado a sus habitantes. Al mismo tiempo, el crecimiento económico genera una mayor presión para que haya más transporte, lo que provoca atascos en carretera, estrés, pérdida de tiempo y la contaminación del aire.

¿Cómo pueden las ciudades equilibrar estas tendencias contrarias? Además de medidas generales para reducir el tráfico, algunas experimentan con días o zonas sin coches. URBAN HUB analiza proyectos de todo el mundo que podrían contribuir a unos entornos urbanos no tan dominados por los coches.

Sustainability
Garantizar un futuro sostenible - El desarrollo medioambiental sostenible se basa en conceptos como la menor cantidad posible de desechos, un consumo más reducido y un cambio hacia recursos sostenibles ecológicos como las energías solar y eólica o materiales que pueden ser reaprovechados constantemente.
754 vistas

Creado el 09.12.2016

El largo camino hacia un mundo con menos coches

Durante más de medio siglo, los urbanistas se han centrado en diseñar ciudades adaptadas a los coches en detrimento de las personas. Pero, antes de que hubiera coches, las calles servían como espacio para reuniones sociales donde se daban cita los vecinos, los vendedores ambulantes distribuían sus mercancías y los niños jugaban.

La idea principal detrás del movimiento de peatonalización es que debemos replantearnos la planificación urbana y empezar a diseñar ciudades para personas y no para coches. Los defensores de la peatonalización afirman que menos coches implica menos estrés y un uso más eficaz de nuestro tiempo, por no hablar de un aire más puro y unas ciudades más atractivas, lo que en última instancia beneficiaría a las empresas.

Sin embargo, cabe destacar que las zonas peatonales no funcionan tan bien cuando la legislación de urbanismo exige que los distritos sean exclusivamente residenciales o comerciales. Este tipo de zonificación compartimentada hace que la vida sin coches sea muy poco práctica. Las zonas sin coches funcionan mejor en zonas de uso mixto en las que se pueda llegar a pie prácticamente a cualquier sitio.

The road to less traffic

Paso 1: Reducir los coches y obtener la aprobación del público

La mayoría de las ciudades comprenden que tiene sentido ir paso a paso. El enfoque adoptado por Tallin, capital de Estonia, consistió básicamente en hacer los coches menos atractivos haciendo que el transporte público fuera completamente gratuito. Su vecina Helsinki (Finlandia) está trabajando en un sistema de movilidad bajo demanda punto a punto diseñado para reducir los beneficios de poseer un coche privado.

Gante (Bélgica) también avanza hacia un modelo sin coches y está haciendo del respaldo público una prioridad. Por este motivo, la ciudad ha lanzado el proyecto Living Street («Calle viva»), con el que los residentes pueden solicitar el corte de parte de su calle al tráfico durante unos meses y descubren soluciones individuales para aparcar y medios de transporte alternativos, como las bicicletas eléctricas y las «bicicletas de reparto».

Barcelona (España) está experimentando con un plan de reducción del tráfico muy interesante que se basa en gran medida en unas superilles o «supermanzanas» muy cómodas para los peatones. Las supermanzanas se pueden crear, por ejemplo, eligiendo una sección cuadrada de una ciudad compuesta por nueve manzanas (como un lado de un cubo de Rubik) e impidiendo el tráfico en la zona. De esta forma, la zona de la supermanzana es mucho más apta para los peatones.

 
Las supermanzanas de Barcelona reducen la contaminación y la congestión

Paso 2: Experimentar con días sin coches

En ocasiones no solo se trata de devolverles la ciudad a los peatones. Reducir la cantidad de coches puede ser necesario también para la salud pública. Cuando París alcanzó unos niveles peligrosos de contaminación atmosférica, la alcaldesa convocó un día sin coches de emergencia, lo que supuso una mejora inmediata. De ahí ha surgido la iniciativa Paris Respire («París respira»), que establece zonas sin coches por todo París los domingos y festivos de forma periódica. No basta para solucionar el problema, pero es un paso.

Más allá de Europa, en Bogotá (Colombia) se cierran unos 122 kilómetros de carreteras públicas al tráfico una vez a la semana. Es lo que se conoce como «Ciclovía», una práctica que lleva funcionando desde los años 70. Y Suwon (Corea del Sur) está allanando el terreno para una mayor peatonalización en Asia. La ciudad llevó a cabo con éxito un experimento en el que los habitantes pasaron todo un mes sin coche.

Paso 3: Establecer zonas sin coches

¿Pueden las ciudades establecer zonas sin coches de forma permanente? Numerosas ciudades de todo el mundo cuentan ya con zonas peatonales, pero suele ser una única zona en el centro. No obstante, lo que reclama la peatonalización es que haya muchas más zonas de este tipo, hasta el punto de que en las ciudades vuelva a predominar la actividad humana y no el tráfico de vehículos.

Algunas ciudades ya han experimentado un gran éxito: Gante cuenta ahora con una zona peatonal de 30 hectáreas. Otras siguen haciendo los preparativos. Oslo (Noruega) y Madrid (España) planean prohibir los coches por completo en el centro de la ciudad para 2019 y 2020, respectivamente.

No hay sitio para los coches en Temple Street en Hong Kong

Sin novedad

El mundo entero estaba libre de coches no hace tanto tiempo y a día de hoy sigue habiendo algunos bastiones modernos en los que nunca llegó a calar el uso del coche. Lugares como Venecia (Italia), la Isla Mackinac (Michigan, EE. UU.), Medina de Fez (Marruecos) y Zermatt (Suiza) nos recuerdan que es posible tener una sociedad sin coches.

Está claro que prohibir los coches no es apropiado en muchas situaciones. Alternativas peculiares como las «cápsulas sin conductor» de Singapur podrían ser una buena medida para reducir nuestra dependencia de los coches, así como otras soluciones de transporte como el Segway, los coches sin conductor y la práctica de compartir coche.

En conjunto, estas soluciones conforman el transporte multimodal que necesitamos para satisfacer las necesidades de la sociedad. No hay que deshacerse de los coches, sino hacer que otras opciones resulten más atractivas. El pasillo de aceleración ACCEL es una opción para ampliar el alcance de los metros y cubrir los últimos cientos de metros que a menudo hacen que nos decantemos por los coches.

Sea cual sea el futuro de los vehículos motorizados en su ciudad, hay numerosos modelos disponibles para inspirar nuestros sueños urbanos de un aire más puro y unas comunidades más sanas.

 
El urbanista Jeff Speck da una charla TED sobre «Ciudades transitables».