Smart Mobility

Movilidad compartida: mejoras en tráfico, aire y transporte público

Dado el creciente interés de los consumidores por soluciones de movilidad que sean más ecológicas y económicas, no es sorprendente que la movilidad compartida sea un tema tan importante.

El aumento de la movilidad compartida también puede atribuirse, en gran parte, a los avances de las tecnologías móviles y las aplicaciones innovadoras que han permitido nuevos modelos de negocio. Son muchos los pioneros en este ámbito pero, quizás, los más interesantes sean los gobiernos municipales innovadores deseosos de figurar en la historia entre los que optaron por soluciones inteligentes.

Smart Mobility
Lleva a las personas a soluciones mejores - Las personas cansadas de las ciudades congestionadas hacen innovar la movilidad inteligente con tecnologías móviles y aplicaciones intuitivas que integran el transporte público, una mejor infraestructura y el uso compartido del coche.
1296 vistas

Creado el 26.04.2016

Las personas son las que impulsan el cambio

A lo largo de la historia, los cambios importantes en movilidad a menudo han sido impulsados por un espíritu emprendedor. Por ejemplo, los magnates del ferrocarril, como Vanderbilt, transformaron el modo en el que las personas vivían e interactuaban, provocando cambios en las relaciones sociales, el comercio y la calidad de vida.

Hoy en día pasa lo mismo. La última invención del director de Tesla, Elon Musk, es el «Hyperloop», un tren tubular a presión reducida de alta velocidad que podría rebajar la duración de los desplazamientos de seis horas a solo 30 minutos.

Pero no es necesario ser un gurú de los negocios para cambiar las cosas. Las ciudades con visión de futuro están contribuyendo a mejorar la movilidad urbana mediante iniciativas de movilidad compartida fáciles de implementar y los particulares están desarrollando aplicaciones con diversos fines, tales como el uso compartido de coches o la mejora de algunos aspectos del transporte urbano.

Las personas son las que impulsan el cambio

Aprovechar la innovación global en beneficio del transporte

Recientemente, la autoridad de transporte metropolitano de la ciudad de Nueva York convocó el concurso «App Quest 3.0». Equipos del mundo entero compitieron por el premio desarrollando aplicaciones que mejorasen los servicios del transporte de cercanías, centrándose especialmente en las personas con discapacidades.

Conexiones útiles

Desde siempre, las personas han pedido prestado azúcar, herramientas y coches a sus vecinos, familiares y amigos. Sin embargo, hoy en día muchas personas tienen centenares de «amigos» en Facebook y otras redes sociales. Publicando una simple entrada se puede conseguir transporte gratuito, un lugar en el que dormir, muebles baratos o incluso un manitas que nos ayude.

No obstante, no todo el mundo dispone de una red tan potente (y útil) y es ahí donde los creadores de aplicaciones y sitios web innovadores han entrado para crear lo que actualmente se conoce como economía compartida. Las aplicaciones de movilidad compartida, como Uber y Lyft, ponen en contacto a pasajeros con conductores, los cuales le cobran mucho menos de lo que le costaría un taxi, y la aplicación Turo le permite alquilar coches a particulares.

Y no se trata solo de coches; aplicaciones como Spinlister le ponen en contacto con particulares dispuestos a alquilar sus bicicletas, tablas de surf y de snowboard.

Se sigue ganando dinero

Las ciudades necesitan replantearse los modelos y políticas actuales con el fin de aprovechar al máximo la movilidad compartida. Puede que las empresas de taxis y transporte se enfrenten a unos beneficios menguantes pero, cuanto más uso compartido hagamos de nuestros vehículos y bicicletas, más podremos reducir las emisiones de los coches y los atascos. Las autoridades deben tener en cuenta estos beneficios sociales cuando se enfrenten a los grupos de presión que defienden políticas proteccionistas.

Además, los servicios de movilidad compartida también obligan a las empresas de taxis y de transporte a pensar de un modo más competitivo y ofrecer unos servicios más accesibles para el usuario.

Y recuerde: «compartido» no significa que nadie gane dinero. Según Roland Berger Strategy Consultants, el sector de la movilidad es el que está experimentando un mayor crecimiento dentro de la economía compartida en general. De ahí que intentar proteger a los proveedores ya establecidos prohibiendo las opciones de movilidad compartida (como es la prohibición de Uber en algunas ciudades) podría, de hecho, ser un lastre más que una ayuda para la economía local.

Se sigue ganando dinero

Una bicicleta hecha para 2, 3, 4…

En el 2016 ya existen casi 1000 programas en el mundo para compartir bicicletas, frecuentemente integrados en aplicaciones de smartphone. Desde Varsovia a Wuhan y desde Buenos Aires a Bruselas, las bicicletas compartidas ofrecen posibilidades de movilidad que contribuyen a reducir la presión del tráfico en las congestionadas calles de las ciudades.

Muchos programas nuevos están introduciendo también las bicicletas electrónicas (también llamadas pedelecs), que ayudan a que desplazarse cuesta arriba resulte mucho más fácil. Además de ayudar a los ciclistas más mayores, también resultan útiles para cualquier persona que no desee llegar sudorosa y agotada a sus citas.

Otras aplicaciones más avanzadas para compartir bicicleta, tales como RideScout y BCycle, permiten a los usuarios pagar y desbloquear bicicletas utilizando únicamente sus smartphones.

Compartir coches y solicitar transporte utilizando dispositivos móviles

Las aplicaciones también son el motor de otra tendencia: el uso compartido de coches. Al descargar una aplicación, se puede comenzar a ganar dinero como conductor, alquilar coches a personas corrientes y reservar coches en servicios a la carta.

Como es comprensible, los taxistas y las empresas de alquiler temen perder clientes. Sin embargo, lo que no tienen en cuenta es que el aumento de los sistemas de movilidad compartida animará a más personas a plantearse no tener un coche en propiedad, lo que incrementará la clientela de ambos.

Muchos programas para compartir coche deben su éxito a aplicaciones que permiten hacer una reserva de manera más sencilla que los servicios de transporte tradicionales. La respuesta de las empresas de taxis ha sido desarrollar aplicaciones «e-hailing» que proporcionan a los usuarios acceso rápido a los servicios de taxi tradicionales de forma moderna y sencilla.

Puesta en común

Los organismos de transporte público pioneros están aprovechando la oportunidad para mejorar la movilidad urbana de todos los usuarios. Imagínese una aplicación que integre todo cuanto se ha mencionado en este artículo, incluyendo horarios de autobuses y trenes e indicaciones para trayectos en coche.

Denver está trabajando con Xerox para crear esta aplicación «todo en uno». Dando un paso más que Google Maps, la aplicación Go Denver permite a los usuarios comparar la duración de los trayectos utilizando varios métodos, tales como el transporte público, la bicicleta compartida y servicios como Lyft y Car2Go, e incluso les permite reservar aparcamiento en su destino (siempre y cuando decidan conducir).

Con aplicaciones como estas y avances como el Hyperloop (anteriormente mencionado) o el ACCEL (un pasillo rodante de alta velocidad para ampliar el área de influencia de las estaciones de metro), la movilidad urbana va a ser un ámbito muy interesante del que estar al tanto en los próximos años.

 

El futuro del transporte colectivo: usted ya tiene la clave
El futuro del transporte colectivo: usted ya tiene la clave

¿Puede su teléfono sustituir a su coche?

Las tecnologías digitales están aumentando exponencialmente la capacidad de compartir y aprovechar esta tendencia puede resultar tan sencillo como descargar una o dos aplicaciones nuevas.

Lo que comenzó con la idea de «mi casa es su casa» (piense en Airbnb) se ha convertido rápidamente en «mi coche es su coche» y «mi bicicleta es su bicicleta». Las ofertas con ánimo de lucro basadas en el intercambio de servicios entre personas han hecho que resulte todavía más fácil beneficiarse de esta tendencia.

¿Vive en una zona urbana y tiene coche? Puede que vender su coche y utilizar una combinación inteligente de transporte público y movilidad compartida sea ya una decisión económicamente acertada. Si en su ciudad no se ofrece lo que necesita, compruebe periódicamente las ofertas más recientes. Puede que le sorprenda lo rápido que cambian las cosas.   

 
Go Denver, powered by Xerox.

Mucho más que trenes, bicicletas y coches: muy pronto, la aplicación Go Denver le permitirá controlar su gasto en transporte, las calorías quemadas y la huella de carbono, y comparar sus resultados con los de sus amigos de Facebook.