En la ciudad nadie debe quedar atrás: el creciente número de mayores necesita movilidad

¿Cómo es envejecer en la ciudad? Depende de muchas cosas: salud, riqueza, amigos, familia… Pero también de la infraestructura física y técnica. Por desgracia, muchas ciudades carecen de una infraestructura adecuada para la movilidad reducida, y muchas tecnologías de movilidad no se han actualizado desde hace décadas.

La calidad de vida puede aumentar significativamente con pequeños y grandes cambios. Muchas ciudades están realizando mejoras, y muchas empresas están invirtiendo en nuevas soluciones inteligentes que serán de gran ayuda. Comienzan a aparecer nuevas soluciones, tanto para los mayores como para otras personas, que les permitirán recorrer la ciudad o mejorar su movilidad en casa.

Read more...

Las ciudades comienzan a prestar atención a los mayores

Todos sabemos que la población mundial es grande y sigue aumentando. También envejece, y ahora mismo 1 de cada 8 personas tiene más de 60 años. Dado que hay 7400 millones de personas en el mundo, eso significa más de 900 millones de mayores. Esta situación es relativamente reciente, sobre todo en algunas regiones. Las mejoras de la tecnología, la atención sanitaria, la nutrición y otros factores del nivel de vida llegan a todo el mundo, y aumenta el número de personas que viven más que nunca.

La cambiante composición demográfica de nuestro mundo también implica novedades en las ciudades, donde ya vive la mitad de la población mundial. La vida en la ciudad puede ser muy atractiva para los mayores, pues en ella se concentran numerosos y diversos servicios, comercios y actividades de ocio. Muchas de las razones por las que a los mayores les gusta vivir en la ciudad coinciden con los motivos de cualquier otra persona.

En realidad, los mayores que aprovechan al máximo las ventajas de vivir en la ciudad se hacen un favor, pues se ha demostrado que la actividad favorece la salud mental y física y la conserva durante más tiempo.

Planificación urbanística para las personas con movilidad reducida

Sin embargo, para poder aprovechar al máximo las oportunidades que ofrece una ciudad hay que ser capaz de llegar a ellas. Y a veces las ciudades no están demasiado bien diseñadas para las necesidades de los mayores y otras personas con movilidad reducida.

No obstante, las nuevas tecnologías ofrecen opciones de transporte compartido. Y un buen sistema de transporte público es esencial para los mayores porque, aunque existan lugares maravillosos a los que ir, es necesario poder llegar hasta ellos. Una buena movilidad, que es la capacidad de poder ir a cualquier sitio cuando uno quiera, es fundamental para mejorar la integración de los mayores en la sociedad y para asegurar la salud de la comunidad y la calidad de vida.

Cómo mejorar la movilidad

Muchas ciudades han atendido bien la necesidad de mejorar la movilidad. Las plazas de aparcamiento reservadas para personas con movilidad reducida son de gran ayuda. Las rampas de acceso permanentes permiten que las personas que utilizan andador o silla de ruedas se muevan con más facilidad por las calles de la ciudad. Gracias a otros tipos de rampas, pasillos rodantes, escaleras mecánicas, salvaescaleras y ascensores se puede pasar de un nivel a otro, a diferencia de lo que sucede con las escaleras, que pueden ser un obstáculo insuperable para muchas personas.

Moverse libremente por la ciudad es importante para todos, y también para los mayores. No obstante, la movilidad urbana comienza en casa, un espacio frecuentemente ignorado y que ahora recibe una renovada atención: poder moverse en casa, lo que incluye entrar y salir, es la base de la calidad de vida.

Una buena movilidad comienza en casa

La movilidad en el hogar puede conseguirse con una sencilla rampa o con otros medios, como salvaescaleras y ascensores particulares. En muchos casos es necesario acondicionar con estos elementos una estructura existente, por lo que cada instalación es compleja, lleva tiempo y tiene características exclusivas. Estas características exclusivas se deben también a que las personas y los problemas de movilidad son diferentes, y la complejidad incluye el aspecto emocional de tener que instalar de forma permanente en el hogar grandes equipos técnicos. El coste, por supuesto, puede ser otro obstáculo.

Ahora la nueva tecnología ofrece una forma mejor de aumentar la movilidad. En Alemania, España y los Países Bajos se está probando un nuevo enfoque que optimiza el proceso de planificación, requiere sólo una cuarta parte del tiempo que se tardaba anteriormente e incluso añade diversión. Gracias a un nuevo dispositivo de realidad mixta (RM) de Microsoft llamado HoloLens que los técnicos se colocan en la cabeza, es posible medir de una forma más rápida y precisa el espacio en el que se instalará un salvaescaleras.

C
 

Sin embargo, la ventaja que ofrece HoloLens es más importante, pues utiliza una avanzada interfaz que permite al usuario acceder a los gráficos de gran calidad de la realidad mixta, es decir, la combinación de lo que existe realmente con la realidad virtual de lo que podría existir. El dispositivo también puede reducir el tiempo necesario para la planificación y el diseño, con el consiguiente ahorro para el usuario final.

Esta fascinante tecnología de «vista previa» transforma una molesta necesidad médica en una nueva ayuda muy interesante. HoloLens muestra diferentes opciones de diseño a todo color, lo que permite al posible cliente pensar en el nuevo salvaescaleras igual que lo haría si tuviera que elegir un mueble. Eso reduce la tensión, facilita la transición y garantiza que la nueva solución de movilidad mejorará la calidad de vida y no afectará a la decoración ni a la dignidad de ningún hogar.

Hagamos la ciudad accesible para todos

Mejorar la conexión de personas de cualquier edad con la ciudad en la que viven es todo un reto (y una gran oportunidad) tanto para las autoridades municipales como para las empresas. De hecho, son las empresas las que muchas veces detectan aspectos que se pueden mejorar y han pasado desapercibidos para el ayuntamiento y los defensores de la inclusión, como la necesidad de los mayores de poder entrar en su casa, salir de ella y moverse por la ciudad. Este es un componente fundamental de la inclusión multigeneracional.

H