Edificios de energía cero: la nueva tecnología equilibra la vida urbana con la naturaleza

Idea
Sustainability

¿Qué significa exactamente vivir en equilibrio con el medio? Gracias a los actuales avances tecnológicos, no significa vender todas nuestras posesiones y mudarnos a una cabaña en plena naturaleza. De hecho, los denominados «edificios de energía cero» permiten vivir o trabajar en el centro de la ciudad y ser energéticamente neutro. 

Las viviendas y oficinas de energía cero generan como mínimo la misma energía que consumen, por lo que son esenciales para conseguir una auténtica sostenibilidad, sobre todo en las ciudades. Se espera que el consumo de energía urbano aumente un 27 % y, a día de hoy, los edificios ya consumen el 40 % de la energía del mundo, más que cualquier otro sector.

Read more...

Beneficios netos positivos

Los edificios de energía cero (EEC) no suelen estar fuera de la red. Lo que hacen es compensar su consumo de energía creando una cantidad igual o mayor de energía limpia y devolviéndola a la red. 

Aunque un edificio de energía cero no necesita verificación externa, la validación de terceros ofrece directrices, añade visibilidad y garantiza la responsabilidad. El Living Future Institute, por ejemplo, ofrece una certificación para edificios de energía cero. Esta certificación avala que el propietario del edificio se compromete a adoptar y fomentar prácticas sostenibles y refuerza las credenciales medioambientales de los edificios comerciales y de las empresas que se encuentran en ellos.

Bueno para la naturaleza = bueno para el negocio

A los propietarios de edificios comerciales también les ha encantado descubrir que sus inmuebles pueden generar suficiente energía extra para venderla. Así es: la energía cero puede convertirse en energía neta positiva y crear un nuevo y fiable centro de beneficios.

Obtener la certificación de energía cero se está convirtiendo en un objetivo mucho más realista, sobre todo si se tiene en cuenta el coste cada vez menor de la generación de energía alternativa y las soluciones de conservación de recursos. La inversión necesaria para ello ya es asumible para muchas empresas, y también se está convirtiendo en una opción mucho más viable para los propietarios particulares. Otro incentivo son las previsiones de que el coste de los combustibles fósiles no dejará de aumentar, a pesar del reciente período en el que los precios han sido más bajos.

Muchas empresas se están sumando a esta tendencia. Es cierto que a veces se busca una certificación de sostenibilidad como prueba de buena conducta ecológica, pero la mayor parte de las empresas no opta por soluciones ecológicas para mejorar su imagen de forma transitoria. Las empresas comprenden el valor que tienen las prácticas sostenibles a largo plazo. Es muy sencillo: las inversiones ecológicas son buenas para el balance final.

Alojamiento y desayuno en una Passivhaus de energía cero en Portland Alojamiento y desayuno en una Passivhaus de energía cero en Portland
Alojamiento y desayuno en una Passivhaus de energía cero en Portland

El camino hacia los edificios sostenibles

Por supuesto, existen muchas otras tecnologías y técnicas que permiten reducir el consumo de energía o la huella ecológica de un edificio. Aunque la mayoría no son tan ambiciosas como la energía cero, es evidente que también son pasos en la dirección correcta. 

El evidente cambio global hacia la construcción de edificios ecológicos ha sido posible gracias a numerosas innovaciones técnicas. Pueden generarse energía solar, eólica y termoeléctrica y bioenergía in situ, e incluso venderse a la red. En países como Alemania, esta energía tiene un precio favorable garantizado por ley. Además, puede consumirse mucha menos energía para calentar los edificios, en gran medida gracias a las técnicas de instalación de las viviendas Passivhaus.

«Para alcanzar los objetivos de sostenibilidad definidos por los países y, en último término, salvar los recursos de nuestro planeta, autoridades y empresas deben colaborar para implementar las más recientes soluciones tecnológicas con el objetivo de ahorrar energía de verdad».

Andreas Schierenbeck, CEO de thyssenkrupp Elevator

La energía cero requiere cooperación

Para lograr una sostenibilidad global será necesaria la cooperación de todos: empresas, Gobiernos, consumidores, institutos de investigación, organizaciones benéficas, etc. De forma similar, para lograr un consumo de energía cero en un edificio hace falta reconsiderar críticamente y, si es necesario, remodelar todos sus aspectos. 

Un lugar donde contemplar muchas de las nuevas tecnologías de energía cero es el Building Technology Showcase del Fraunhofer Center for Sustainable Energy Systems (CSE). Situado en el «Distrito de la Innovación» de Boston, este laboratorio vivo no sólo realiza nuevas investigaciones sobre sistemas de energía sostenible, sino que las muestra a sus visitantes. 

C
 

Todas las partes de un edificio son importantes

Incluso los ascensores deben contribuir para lograr un consumo de energía cero, por ejemplo, ahorrando espacio, lo que a su vez puede ayudar a reducir el tamaño de la envoltura del edificio. Los ascensores TWIN, por ejemplo, pueden ahorrar hasta un 27 % de energía en comparación con otras tecnologías y reducir a la mitad la potencia eléctrica necesaria.

Sin embargo, las nuevas tecnologías regenerativas van un paso más allá, pues utilizan el mecanismo de freno para generar electricidad. Como ya se ha contado en URBAN HUB, los ascensores del nuevo One World Trade Center de Nueva York generan suficiente energía para alimentar el sistema de iluminación de todo el edificio. 

La tecnología sostenible tampoco es sólo para edificios nuevos. Cambiar los ascensores con reductor por otros sin él en el edificio de oficinas Grand Avenue Courtyard de El Segundo (California), en los Estados Unidos, redujo el consumo de electricidad de los ascensores un 58,5 %. Además, las tecnologías regenerativas pueden introducirse inmediatamente en casi cualquier equipo elevador.

Edificios de energía cero de todo el mundo

Aunque en la actualidad existen más edificios de energía cero residenciales que comerciales, está aumentando el número de ambos. Estos son algunos de los mayores edificios que producen, como mínimo, la misma energía que consumen.

De energía cero a energía neta positiva

La tecnología de energía cero es fantástica. Sin embargo, la tecnología de energía neta positiva es aún mejor, pues no sólo regenera la energía consumida, sino que crea nueva energía extra que puede devolverse a la red de energía de un edificio o incluso venderse a las compañías eléctricas. Puede parecer ciencia ficción, pero es parte potencial de nuestra realidad urbana.

En los ascensores, funciona así: la mayoría de los ascensores sólo funcionan el 20-30 % del tiempo, lo que significa que están inactivos el 70-80 %. El uso de los nuevos controladores permite que un ascensor inactivo entre en modo de «hibernación» o «suspensión», lo que reduce significativamente el consumo de energía. 

Sin embargo, pasar de la reducción a la producción requiere otro paso. Este paso lo da un pequeño sistema fotovoltaico (una unidad que genera energía eléctrica a partir de la energía solar) del mismo tamaño que el hueco del ascensor. El resultado neto de combinar estas medidas es una reducción del consumo de energía de más del 150 %, lo que significa que el sistema produce energía neta positiva. 

«A menudo pasamos por alto los ascensores de nuestros edificios, pero en realidad constituyen el núcleo central de un futuro energéticamente más eficiente. thyssenkrupp ha resuelto por fin un problema que se consideraba irresoluble, y eso transformará radicalmente las cosas, pues los ascensores pasarán a ser unidades de energía cero».

Andreas Schierenbeck, CEO de thyssenkrupp Elevator

Más allá de la energía cero

¿Es posible mejorar el hecho de que un edificio produzca más energía de la que consume? Quizá las tecnologías del futuro nos permitan prescindir finalmente de la generación de energía eléctrica tradicional si todos los edificios y todos los hogares producen excedentes. Por ahora, será suficiente con implementar nuevas tecnologías de energía cero para modernizar los edificios existentes.

Entretanto, los edificios pueden ir más allá del campo de la energía e intentar aplicar tecnologías de energía cero o de energía neta positiva a otras áreas, como el agua o los residuos. De hecho, «agua neta positiva» y «residuos netos positivos» son términos que utilizan las certificaciones ecológicas más exigentes del mercado. El sitio web del Living Building Challenge ofrece más información sobre el significado de esos términos y sobre cómo se aplican ya para crear un futuro sostenible para las ciudades y los habitantes del mundo. 

H