Energy Efficiency

Ciudades costeras se adaptan a la subida del nivel del mar y las inundaciones

Devastadores huracanes en Texas y Puerto Rico, salvajes tifones en la China meridional o las peores inundaciones por el monzón en años en la India y Bangladesh sugieren una pregunta: ¿vamos a peor? La mala noticia es que sí. Se espera que el clima extremo se intensifique y se vuelva más habitual en los próximos años. Al mismo tiempo, el nivel del mar seguirá aumentando.

Todo esto afectará radicalmente a la gran mayoría de las ciudades del mundo. ¿Podemos hacer algo? ¡Claro que sí! De hecho, muchas ciudades ya se han puesto manos a la obra, combinando con gran acierto el sentido común y la más alta tecnología para proteger su población y sus lugares. Venga con URBAN HUB a visitar algunas de ellas.

Energy Efficiency
Conservar la energía y eliminar los residuos - La eficiencia energética combina la educación de las personas con respecto al consumo con la construcción de edificios nuevos, mejorados y ecológicos que reduce la huella medioambiental de los centros urbanos.
527 vistas

Creado el 01.03.2018

¿Qué está pasando?

El cambio climático es real. El calentamiento global causado por la actividad humana está derritiendo el hielo polar. Esto conlleva un aumento de la cantidad de agua en los océanos (lo que hace subir el nivel del mar) y afecta a los patrones climáticos a los que estamos acostumbrados. Pero esto no es más que una parte del problema.

Con el crecimiento de las ciudades, se ha ocupado y urbanizado la mayor parte de la tierra necesaria para el filtrado del agua a través del suelo hacia ríos, lagos y mares. Las carreteras asfaltadas obligan a dirigir el agua de la lluvia hacia desagües y alcantarillados, que se saturan y obstruyen hasta crear situaciones extremas. Con el tiempo, la falta de planificación urbana sostenible ha generado una situación insostenible.

¿Qué podemos hacer? Ejemplos de ciudades que se han puesto manos a la obra

Muchas ciudades han empezado a experimentar con soluciones y a probar nuevas tecnologías, y sirven de inspiración con ejemplos viables para otras ciudades. Una de ellas es la ciudad estadounidense de Chicago, en Illinois. Los principales problemas de Chicago son la lluvia y la nieve. Se estima que en torno al año 2100 la ciudad recibirá un 40 % más de precipitaciones.

Se está probando una solución: el asfalto permeable. El agua de lluvia y del deshielo penetra en la piedra porosa, que contiene microbios encargados de eliminar las sustancias contaminantes. Seguidamente, el agua limpia se canaliza hacia las plantas cercanas o se retorna al lago Michigan, con lo que el sistema de alcantarillado de la ciudad recibe un 80 % menos de las precipitaciones. El más ambicioso de estos “pasajes verdes”, sin duda, es un tramo de 3,2 km.

Ciudades esponja en China

En China, el gobierno ha iniciado de forma ambiciosa el diseño y la construcción de dieciséis “ciudades esponja”. El nuevo centro de Changde (con 1,3 millones de habitantes) contará con calles con distribución de canales (“ecobulevares”) que permitirán que el agua de las precipitaciones fluya de forma natural por la ciudad sin afectar a la vida cotidiana. Los edificios de gran densidad se concentrarán en terrenos ligeramente más elevados en esta cuenca fluvial baja. Esta estrategia apuesta por trabajar colaborando con la naturaleza, no contra ella.

El programa de adaptación al cambio climático de Róterdam

Situadas en el mar del Norte, algunas zonas de Róterdam (Países Bajos) están situadas prácticamente 7 m por debajo del nivel del mar. Para afrontar el aumento de las tormentas, la ciudad ya cuenta con un increíble sistema de diques y la enorme barrera de Maeslantkering. Actualmente, las autoridades han iniciado un megaproyecto de varios años que incluye un refuerzo de estas soluciones “drásticas”.

Asimismo, el programa de adaptación al cambio climático de Róterdam también incluye series completas de nuevas medidas “suaves”, como la protección de humedales vitales y la plantación de más árboles y plantas. Las plazas de agua son otra de las medidas que recogen temporalmente el agua de la lluvia proveniente de las zonas construidas más cercanas. Por ejemplo, la plaza de agua Benthemplein puede almacenar hasta 1800 m3 de agua.

 

Maeslantkering tiene dos compuertas del tamaño de la Torre Eiffel que se cierran para proteger la ciudad de Róterdam de la subida del nivel del mar. Descubra cómo funciona esta enorme barrera contra tormentas en este vídeo de 20 segundos de duración.

Los corredores costeros de Nueva York

El huracán Sandy de 2012 fue una clara llamada de atención para la ciudad de Nueva York y todo el noreste de Estados Unidos. Este destructivo y mortal huracán también fue el tercero más costoso en la historia del país. En parte como resultado de ello, la propuesta del ecobulevar se lleva a un siguiente nivel y crea “corredores costeros” en toda la región.

Este plan permite que la tierra baja se mantenga o vuelva a un estado casi natural en una serie de tramos de pista verde que van del interior a la costa. Con ello, los edificios en los terrenos más elevados y los vecindarios urbanos existentes se “densifican”. El resultado son corredores contiguos que se alternan con los de gestión de agua natural y los destinados a edificaciones y calles.

Megaproyecto multifunción en Singapur

La ciudad estado de Singapur protege el centro de su ciudad de los monzones y el aumento del nivel del mar con la Presa y la Barrera Marina. Este enorme proyecto de infraestructura estabiliza el flujo de las mareas, mejora el drenaje y reduce las zonas propensas a inundaciones de esta ciudad que se halla en una depresión geográfica. Se trata de una solución realmente inspiradora para otras ciudades en zonas deprimidas como Yakarta.

Este proyecto también incluye un sistema más efectivo para recoger el agua de la lluvia, que actualmente cubre un 10 % de la necesidad de agua corriente de Singapur. Además, la Marina ofrece un nuevo espacio para parques, zonas de recreo al aire libre y turismo, con lo cual aumenta la calidad de vida de la ciudad.

Otras ciudades se suman al reto

Hay muchos más ejemplos de ciudades que gestionan el aumento del nivel del agua de forma creativa. Estos son algunos ejemplos:

  • En Daca (Bangladesh), se han reutilizado contenedores de barcos alimentados por energía solar para alojar servicios municipales básicos. Se utilizan botellas de plástico recicladas para flotar en caso de inundación.
  • DaNang (Vietnam) cuenta con un programa de viviendas resistentes a las inundaciones que ofrece líneas de crédito y préstamos a familias pobres que quieran reformar o construir casas resistentes a las inundaciones.
  • Surat (India) ha sido pionera en un sistema de aviso realmente innovador que alerta a sus habitantes de inundaciones inminentes, con lo cual se evitan situaciones de pánico cuando la población se dirige a terrenos más elevados.

 

Este breve e interesante vídeo animado de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) muestra cómo muchas otras ciudades, como Copenhague, Yokohama, Toronto o Sídney, toman medidas para adaptarse al cambio climático.

La adaptación al cambio climático, una oportunidad

Vemos muchos ejemplos de ciudades que aplican la tecnología de forma creativa para combatir el aumento del nivel del agua. Pero esto no es todo, las inversiones en estos proyectos de enorme infraestructura también benefician al entorno y la fauna y la flora cercanas, además de embellecer las ciudades y ofrecer zonas de recreo a sus residentes.

El empleo también sale claramente beneficiado. A fin de cuentas, la infraestructura no se construye sola. Si actuamos ya, podremos adaptar nuestras ciudades al cambio climático. Además, crearemos un oleada de beneficios adicionales que harán que nuestras ciudades sean mejores que nunca.

¿Qué acciones toma su ciudad para adaptarse al futuro cambio climático?