Cities

URBAN HUB analiza siete ciudades que están prácticamente abandonadas y olvidadas

Algunas ciudades atraviesan dificultades por diferentes motivos. A veces, por una mala planificación urbana o por una infraestructura deficiente. Si el concepto de ciudad inteligente hubiera llegado antes… Algunos lugares llenos de actividad y de vida son ahora una sombra de lo que fueron. Otras ciudades han desaparecido prácticamente como resultado de un desastre natural o provocado por la mano del hombre. URBAN HUB repasa siete ciudades olvidadas.
Cities
Inteligentes por dentro y por fuera - De muchas maneras, el concepto de ciudad inteligente es simplemente una buena planificación urbana que incorpora los avances en tecnología digital y los nuevos pensamientos a los antiguos conceptos urbanos de relaciones, comunidad, sostenibilidad medioambiental, democracia participativa, buen gobierno y transparencia.
13165 vistas

Creado el 23.08.2018

Todavía un sueño: residencial  Francisco Hernando, Seseña (España)

El promotor, Francisco Hernando, soñaba con viviendas asequibles para familias. Sin embargo, el sonido de niños en la calle o cualquier signo de vida brillan por su ausencia en estas filas de inquietantes y silenciosas viviendas en bloques de pisos. Los contratistas se olvidaron de incluir servicios públicos como el agua y el gas, lo que hace que los pisos sean inhabitables. Un bonito sueño perdido debido a una mala planificación.

Residencial-Francisco
Residencial-Francisco

Una ciudad desierta en el desierto: New Ordos (China) 

New Ordos fue una ciudad diseñada a partir de cero y concebida en el desierto interior de Mongolia como la Dubái de China. Se construyó para más de un millón de personas, pero solo viven algunos miles. La zona tuvo un breve auge económico debido a la minería, pero ahora padece escasez de agua, está sujeta a un clima extremo y carece de oportunidades de empleo.

La idea de “construirlo y ya vendrán” no siempre sale según lo previsto. Incluso a algunas ciudades inteligentes les ha costado. En el caso de New Ordos, nadie podía permitirse la vivienda de lujo y los altos impuestos. Es una de las diversas grandes ciudades que se están construyendo en toda China y que siguen estando deshabitadas en gran parte.

Recuperada por la naturaleza: Prípiat (Ucrania)

Mientras que algunas ciudades nunca despegan debido a una mala planificación urbana, otras son víctimas de circunstancias que no pueden controlar.

Situada cerca de la central nuclear de Chernóbil, Prípiat fue el hogar de muchos trabajadores de la central. Cuando se produjo el desastre nuclear en 1986, la población de 49 000 personas fue evacuada en una tarde. Los habitantes dejaron casi todo atrás. Actualmente, un bosque ha crecido sobre el estadio de fútbol y los ciervos vagan por los edificios decrépitos.

Pripyat
Pripyat

Sumergida: Plymouth (Montserrat)

Algunas ciudades pueden tomar medidas preventivas para protegerse de los efectos del medioambiente a largo plazo, como el aumento del nivel del mar. Otras están a merced de la naturaleza. Una Pompeya moderna, Plymouth (Montserrat), la capital de las Antillas Menores, fue desocupada en 1995 debido a una inminente erupción volcánica. Dos años más tarde, el volcán Soufrière Hills estalló y cubrió Plymouth con 1,4 metros de ceniza.

Plymouth, Montserrat
Plymouth, Montserrat

Un recuerdo conmovedor de las vacaciones: Varosha (Chipre)

Hubo una época en la que Varosha (Chipre) fue un lugar de vacaciones popular entre famosos como Brigitte Bardot. Actualmente, es más probable que los salones de los glamurosos hoteles y casinos estén ocupados por fantasmas. Cuando estalló la guerra en 1974, todos los habitantes se vieron obligados a huir. Desde entonces, la entrada a la ciudad está prohibida y sigue siendo una cápsula del tiempo virtual de los años setenta.

Varosha, Cyprus
Varosha, Cyprus

Una isla desierta: la isla de Hashima (Japón)

Otras ciudades quedaron atrapadas en otros tiempos.

Esta isla, ahora desierta, fue una de las zonas más densamente pobladas del mundo, hogar de más de 5000 mineros que trabajaban en sus minas submarinas de carbón. Cuando las minas cerraron en 1974, la ciudad insular quedó abandonada. En la actualidad, la isla de Hashima solo se utiliza para rodajes de películas y como atracción turística.

Hashima Island, Japan
Hashima Island, Japan

Del auge al declive: Humberstone y Santa Laura (Chile) 

A mediados del siglo XX, Humberstone (Chile) fue una ciudad en auge que generó riqueza para miles de residentes a partir de la minería y el procesamiento de nitratos. Sin embargo, un lento declive en la industria sin nada que reemplazara la pérdida de puestos de trabajo en la minería hizo que sus habitantes se marcharan. Desde 1961, está vacía, y las arenas de los desiertos que la rodean están engullendo lentamente los edificios y la maquinaria existentes. 

Humberstone and Santa Laura, Chile
Humberstone and Santa Laura, Chile

Glenrio  (Nuevo México/Texas) y Texola (Oklahoma)

Aunque no son ciudades, las imágenes de estos pueblos del medio oeste y del suroeste de los EE. UU. representan la idea clásica de la “ciudad fantasma”. También son testimonio de lo importante que es la movilidad para la vida y el éxito de las ciudades. Cuando terminó de construirse la I-40, que reemplazaba la icónica Ruta 66, estos pequeños pueblos quedaron olvidados y al poco contaban con más plantas rodadoras que habitantes. 

Glenrio, New Mexico and Texas
Glenrio, New Mexico and Texas

Empieza un nuevo capítulo…

Estos son solo algunos ejemplos de ciudades que pasan momentos difíciles. Algunas tal vez nunca se recuperen, pero otras aún podrán revivir con una inyección de inversión y una infraestructura modernizada, o ser capaces de aprovechar las tecnologías inteligentes para reinventarse y crecer con los cambios. 

¿Un par de ejemplos inspiradores?

  • Ordos Kanbashi, en China, durante una época una gran “ciudad fantasma”, recibió un nuevo impulso de habitantes y negocios cuando se conectó con la nueva y próspera “Ruta de la Seda”.
  • La ciudad vieja de Hebrón fue durante muchos años un barrio de calles viejas y cerradas. Ahora, el Comité de Rehabilitación de Hebrón ha supervisado un notable cambio de rumbo y casi 1000 familias han regresado.

Es posible cambiar la suerte si todos compartimos el objetivo de hacer de las ciudades los mejores lugares para vivir.