Cities

De Río a Sídney, las sedes olímpicas fomentan el desarrollo urbano sostenible

La atención que reciben los Juegos Olímpicos es mucho mayor que la de cualquier otro evento deportivo o internacional. Las ciudades compiten por el honor de celebrar los Juegos y por la oportunidad de presentar sus atracciones de forma memorable, pero también por fomentar un desarrollo capaz de influir en la calidad de vida de sus ciudadanos mucho tiempo después de la ceremonia de clausura de los Juegos.

En las dos últimas décadas, los organizadores se han inspirado en temas del medioambiente y el desarrollo urbano y han tratado de poner cada vez más alto el listón para las sedes olímpicas, esforzándose por ser líderes en innovación, crear la ciudad más «verde» y promover los cambios más relevantes.

Aunque medir el éxito no siempre ha sido fácil, hay cuatro ciudades olímpicas que se han ganado sin duda un puesto en el podio: Londres, Sídney, Río de Janeiro y Barcelona.

Cities
Inteligentes por dentro y por fuera - De muchas maneras, el concepto de ciudad inteligente es simplemente una buena planificación urbana que incorpora los avances en tecnología digital y los nuevos pensamientos a los antiguos conceptos urbanos de relaciones, comunidad, sostenibilidad medioambiental, democracia participativa, buen gobierno y transparencia.
1079 vistas

Creado el 01.12.2016

El oro a la ciudad más «verde» es para... ¡Londres!

Londres se propuso celebrar los Juegos Olímpicos más «verdes» de la historia, empezando por transformar un terreno industrial, hasta entonces contaminado, en el Olympic Park. Este compromiso trajo consigo el diseño de edificios con innovaciones como tubos de iluminación en el techo para reducir los costes de electricidad y almacenar el agua de la lluvia, madera de fuentes sostenibles y materiales que podían desmontarse o reciclarse.

Los organizadores también pusieron en marcha iniciativas comunitarias para ayudar a los habitantes del East End a promover la sostenibilidad y proporcionar consejos prácticos acerca de cómo llevar un estilo de vida más verde. Londres 2012 se llevó el oro en la categoría de Medioambiente y Sostenibilidad en la sexta edición de los International Sports Event Management Awards.

Y Londres sigue evolucionando. Aunque el gobierno aún tenga dificultades para cumplir con los objetivos de vivienda que prometió para el East End, esta área se beneficia de los visitantes al Queen Elizabeth Olympic Park y del asequible uso de recintos como el Aquatics Centre o la Copper Box Arena. Aún no se ha dicho la última palabra, pero todo apunta a que la antorcha del cambio sigue ardiendo con fuerza.

Barrio alimentado con energía solar, una exitosa villa postolímpica

Sídney aprueba con nota en los juegos de la sostenibilidad

La clave del éxito de los Juegos Olímpicos de Sídney 2000 fue la meticulosa planificación, tanto para los Juegos como para la integración de las infraestructuras olímpicas en la ciudad a posteriori. En la actualidad, recintos como el Olympic Park Aquatic Centre y el International Regatta Centre se utilizan para celebrar otros eventos deportivos y de entretenimiento de primera categoría.

Los factores medioambientales tuvieron un papel protagonista. Los edificios y alojamientos del Olympic Park se diseñaron para que posteriormente proporcionasen viviendas urbanas adicionales y, hoy en día, son dos de los barrios alimentados con energía solar más grandes del mundo. La estrategia de los «Juegos Verdes» también impulsó el primer sistema de reciclaje de agua a gran escala de Australia, el cual supone un ahorro de 850 millones de litros de agua potable cada año.

Además de todo esto, a día de hoy, Sídney tiene uno de los parques urbanos más extensos del país (430 hectáreas). Por lo tanto, en gran medida, el mayor éxito de los JJ. OO. de Sídney fue la mejora permanente de la calidad de vida de sus ciudadanos.

Río se propone batir nuevos récords

Río tuvo que soportar muchas críticas antes y durante los Juegos, pero los organizadores piden a los críticos que valoren lo que ha avanzado la ciudad y que tengan en cuenta los particulares desafíos a los que Río se ha tenido que enfrentar. Río es un lugar mejor por toda la inversión, pero ahora el motor del cambio ha de evolucionar para encontrar formas de propagar los beneficios a todos los sectores de la población.

Es indiscutible que las dos mejoras más notables derivadas de Río 2016 están relacionadas con el turismo y el transporte. En un área portuaria antes decrépita, ahora se erige Porto Maravilha, un nuevo y céntrico complejo turístico que incluye museos, parques y nuevas viviendas. Además, una red de modernas opciones de transporte ha mejorado las conexiones entre el centro de la ciudad y las zonas más pobres y aisladas.

Ambos avances crearán un efecto económico duradero y contribuirán a impulsar el cambio en aquellas áreas en las que más se necesita, como son la seguridad y las viviendas asequibles. Ahora, las impresionantes unidades de alojamiento de los Juegos se pondrán en el mercado, aunque para la mayoría de los ciudadanos estos apartamentos serán demasiado caros. Asimismo, se tiene la esperanza de que las iniciativas para mejorar las favelas continúen después de los Juegos.

Río disfruta de mejoras en un sistema de transporte ecológico
Hermosa revitalización en Río, pero ¿accesible para todos?

Barcelona, líder en desarrollo urbano

Mientras que en algunas sedes olímpicas la transformación se ha ralentizado o incluso detenido tras los Juegos Olímpicos, la tendencia de cambio que comenzó en Barcelona 1992 continúa aún muy viva en la actualidad. Esta ciudad postindustrial que llevaba años marchitándose consiguió crear unos planes que cumplían con todos los requisitos: crecimiento económico, soluciones sostenibles e iniciativas comunitarias.

Los Juegos Olímpicos de Barcelona transformaron la infraestructura física de la ciudad, creando una línea de playa de más de 3 km, un moderno puerto deportivo y recintos deportivos de última generación. Hoy en día, todos ellos se utilizan ampliamente, lo que no solo atrae visitantes, sino que también proporciona un impulso sostenible a las capacidades deportivas y de entrenamiento de España.

Puede que lo más inspirador sea el papel que desempeñaron los ciudadanos de Barcelona en el éxito de los Juegos y en la reinvención de su ciudad. Todos aunaron esfuerzos y se beneficiaron mutuamente. En los años anteriores y posteriores a los JJ. OO. se crearon 20 000 nuevos puestos de trabajo y el impulso económico siguió creciendo. Hoy por hoy, Barcelona es uno de los destinos más populares de Europa.

El Port de Barcelona aún cosecha los frutos de los Juegos Olímpicos
 

El desafío de los Juegos Olímpicos: un cambio real

Aunque los comités organizadores de los Juegos Olímpicos no siempre alcancen sus objetivos, ayudan a mantener vivo el diálogo acerca de cómo promover un cambio real en los entornos urbanos.

Ya sea invirtiendo en instalaciones para promocionar un evento deportivo o destinando fondos para revitalizar una zona costera, las anfitrionas olímpicas están aprendiendo cada vez más de los buenos ejemplos aquí mencionados y son conscientes de que una buena planificación y un compromiso para conseguir beneficios a largo plazo, en lugar de simplemente ventajas inmediatas, pueden hacer mejor una ciudad.