Cities

Retrato urbano: Doha aspira alto con lo mejor que puede comprar el dinero

De forma lenta pero segura, el enorme estadio Lusail Iconic va tomando forma. En 2022, este recinto con 86 000 asientos albergará la ceremonia (y la final) del Mundial de Fútbol. Con un techo retráctil, tecnologías de refrigeración de última generación, un foso y plazas de aparcamiento a la sombra que generan energía solar, este estadio sólo ofrece lo mejor. Esta es también una buena manera de mirar a Doha, la metrópolis en rápida expansión en la que se está construyendo el estadio. Considerada durante mucho tiempo meramente la hermana pequeña de las cercanas Abu Dabi y Dubái, Doha ha estado creciendo rápidamente y puede que pronto supere a estas dos en estatura.
Cities
Inteligentes por dentro y por fuera - De muchas maneras, el concepto de ciudad inteligente es simplemente una buena planificación urbana que incorpora los avances en tecnología digital y los nuevos pensamientos a los antiguos conceptos urbanos de relaciones, comunidad, sostenibilidad medioambiental, democracia participativa, buen gobierno y transparencia.
289 vistas

Creado el 30.01.2019

Doha: la dinámica capital de un dinámico país

El Lusail Iconic Stadium y muchos otros edificios se están preparando en el país para los juegos del 2022. Pero muchas de la inmensa cantidad de obras de construcción se deben simplemente a la dinámica naturaleza del minúsculo Estado de Catar, del que Doha es la capital.

De acuerdo tanto con el FMI como con el Banco Mundial, Catar es el país más rico del mundo per cápita. Mientras que la riqueza fomenta el desarrollo del país, su destino y orientación es una visión imponente: mejorar cada aspecto de la vida nacional a la vez que crea para sí un nicho como destino internacional.

Doha es el principal escenario para la implementación de las aspiraciones cataríes.

Erigiendo los fundamentos del poder blando

El arte y la cultura son grandes prioridades en este desarrollo. Inaugurado en 2008, el Museo de Arte Islámico alcanzó de inmediato un estatus icónico. Esto se debió en parte al hombre que lo diseñó. El mundialmente conocido I. M. Pei demostró ser más que capaz de producir una obra maestra de la arquitectura y un apropiado receptáculo para la mayor colección de arte islámico del planeta.

Otro ejemplo es el nuevo Museo Nacional de Catar. Jean Nouvel se inspiró en los pétalos de la rosa del desierto para crear esta futurista representación de gigantes discos entrelazados. Y el ganador del premio Pritzker, Alejandro Aravena, está diseñando el Art Mill, el nuevo museo de arte contemporáneo.

Como uno puede apreciar, en Doha, muchos edificios parecen ser obra de arquitectos mundialmente famosos, considerados “arquitectos estrella”. Y es cierto: el impresionante Archivo Nacional de Catar fue diseñado por Allies and Morrison y la deslumbrante Biblioteca Nacional de Catar es obra de Rem Koolhaas, de OMA.

Construyendo la infraestructura: un megaproyecto tras otro

Muchos de los desarrollos ya mencionados son enormes y recientes, pero esa es la cuestión en Doha, ¡hay tantos que lo son! Por ejemplo, la Ciudad Médica de Hamad. Este complejo de 227 000 metros cuadrados incluye tres hospitales y un centro de investigación; fue inaugurada en 2017.

O tomemos en cuenta la escala y ambición de la Ciudad de la Educación. Lanzado en 1997, el proyecto abarca ahora 14 km cuadrados, con instalaciones para todo, desde educación básica hasta postdoctoral y pura investigación. Muchas universidades de renombre tienen un campus aquí, incluyendo Georgetown, HEC Paris, Northwestern, Texas A&M, University College London y Cornell.

Doha alberga una sorprendente cantidad de megaproyectos, en marcha o finalizados, en otras áreas, incluyendo el megaproyecto de su nuevo embalse. Otro ejemplo es el Sharq Crossing, tres puentes interconectados, aún en construcción, conectados por túneles submarinos y obra de otro arquitecto estrella: Santiago Calatrava.

 
Doha

Extendiéndose desde plantas de desalinización en Doha hasta otros centros urbanos en el norte, ya casi se ha completado una red de cinco megaembalses. Cada uno de ellos tiene una capacidad de casi 400 millones de litros de agua. Juntos forman el sistema de embalses de este tipo más grande del mundo.

Estableciendo relaciones: movilidad doméstica y conectividad global

Muchos de los megaproyectos implican movilidad y transporte por tierra, mar y aire. Por ejemplo, la construcción de una ambiciosa red de transporte urbano está muy avanzada. Algunos de sus componentes son un sistema de tránsito rápido de autobuses y el gran esperado metro de Doha, que terminará midiendo 300 kilómetros, tendrá cuatro líneas y casi 100 estaciones, como la estación central de Msheireb.

No tiene ni cinco años y el Aeropuerto Internacional de Hamad ya está expandiendo su capacidad para poder atender al creciente número de visitantes, ahora casi 40 millones al año. Se les ayuda a moverse por el gigantesco aeropuerto mediante casi 400 ascensores, escaleras mecánicas y pasillos rodantes suministrados por los especialistas en movilidad de thyssenkrupp Elevator. Muchos pasajeros, de forma comprensible, viajan con la compañía nacional, Qatar Airways, “Compañía del año” en 2017.

Justo al sur de Doha, el extenso puerto de Hamad de 26 km cuadrados es el mayor puerto “greenfield” del mundo. Abrió en 2017. Al norte de Doha, el puerto Ras Laffan es el mayor puerto artificial del mundo, así como la mayor instalación exportadora de GNL del planeta. Como la mayoría de las cosas en Doha, ¡la movilidad es mega!

 

Construyendo popularidad: el deporte y el año 2022

Pero el megaproyecto que todo el mundo tiene en mente en Doha es la edificación relacionada con la Copa del Mundo de Fútbol 2022. Se están construyendo al menos siete nuevos estadios en todo el país.

Por supuesto, muchos de ellos están siendo diseñados por arquitectos estrella, como el Al Wakrah Stadium (Zaha Hadid Architects). Y estos están prediseñados para una fácil transición a su vida útil después de 2022. Por ejemplo, el Abu Aboud Stadium (Fenwick Iribarren Architects) se va a construir con contenedores marítimos modificados, que permitirán desmontar fácilmente todo el estadio y volverlo a montar en otro lugar tras el Mundial.

En el caso de uno de los nuevos estadios se está edificando junto con él todo un nuevo barrio residencial para 250 000 personas. Valorado en 45 mil millones de USD, el proyecto “greenfield” de Lusail City abarca 38 km cuadrados y va a incorporar tecnologías inteligentes y sostenibles punteras.

El Lusail Iconic Stadium se halla en el centro de este megacomplejo urbanístico. Con un techo que parece flotar sobre el estadio y con vistas sin obstáculos para el espectador en su interior, el nuevo estadio está diseñado para usar las mejores tecnologías ambientales con el fin de que los visitantes se sientan cómodos en las elevadas temperaturas. Las soluciones de movilidad de thyssenkrupp Elevator aportan un impulso tecnológico y enfrían los ánimos de los aficionados cuando corren para encontrar sus asientos.

Constrúyelo y vendrán

Este oasis de alta cultura también alberga los mayores eventos políticos y diplomáticos internacionales, como la ronda de negociaciones comerciales de Doha de la Organización Mundial del Comercio y la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático en 2012. Además, es la sede de una gran agencia de noticias internacional, el canal estatal Al Jazeera.

Todo esto es prueba de que el destino de Doha es convertirse en una ciudad global líder, habiendo alcanzado ya la ronda final de esta competición.