Deporte urbano: nuevas maneras inteligentes de utilizar el espacio público para la salud

Tian Tai No. 2 Primary School
Cities
Urbanization

Las largas jornadas de oficina y la vida sedentaria son un gran reto para la salud de muchos urbanitas. Por ejemplo, hay una relación clara y preocupante entre el estilo de vida moderno y el aumento de la obesidad, la diabetes tipo 2, las afecciones cardíacas y las depresiones, por nombrar solo algunos ejemplos. 

Simultáneamente, también es la época dorada del deporte urbano: gimnasios, maratones en bici y espacios públicos llenos de corredores, personas que caminan o clases de taichí en el exterior. Los urbanistas se suben a esta tendencia: añaden rampas de monopatín y aparatos para adultos en los parques, y buscan maneras inteligentes de integrar las instalaciones deportivas en espacios urbanos con gran densidad de población.

Read more...

Uso inteligente del espacio urbano

Hace tiempo que las ciudades ofrecen opciones a sus habitantes para practicar ejercicio físico, juegos y deportes. En la mayoría de las ciudades, los zonas lúdicas públicas, las piscinas, las pistas de patinaje, los campos de deportes, los caminos para bicis y los parques están muy consolidados y se utilizan mucho.

Algunas de las últimas tendencias no son más que una ampliación del concepto recreativo tradicional. Por ejemplo, la integración de las instalaciones deportivas dentro de estructuras que se utilizan para otros fines (o encima de las mismas). La escuela primaria número 2 de Tiantai, en la provincia de Zhejiang (China), es un ejemplo: tienen las instalaciones deportivas en el tejado, incluyendo una pista de atletismo de 200 metros. Un centro comercial de Osaka (Japón) también presume de tener en su tejado una pista de 300 metros y un campo de futbol.

En cambio, la famosa Sidwell Friends School de Washington D.C. ha construido sus nuevas instalaciones deportivas de interior bajo tierra, debajo del actual campo de deportes. Además de solucionar las limitaciones espaciales, este gimnasio también presenta un menor consumo energético en comparación con el consumo que habrían supuesto unas instalaciones a nivel de suelo. 

Tian Tai No. 2 Primary School

Mirar con nuevos ojos para ver el potencial

Pero las últimas tendencias en el diseño de instalaciones deportivas urbanas van más allá y se sirven de espacios hasta ahora no utilizados. El Bentway de Toronto era un espacio muerto de 1,75 kilómetros, situado bajo una autopista elevada, que está siendo objeto de remodelación. Aquí hay más información disponible. Una propuesta similar creará un parque deportivo destinado a jóvenes en Glasgow, debajo de un tramo de la autopista M74. 

 

GUS M74 Skatepark from NorthColour Films on Vimeo.

It’s only wasteland until someone sees its potential. The Glasgow Urban Sports proposal is set to radically transform the area beneath the M74 elevated expressway into an aesthetically pleasing venue for new urban sports and social mingling.

Algunos espacios que hasta ahora eran ignorados han captado la atención de los urbanistas. Y también la de los activistas y emprendedores locales. En Brooklyn (Nueva York), una parcela abandonada se reconvirtió en un parque infantil para bicis. En Bombay, los empresarios locales sacan provecho de la popularidad del futbito montando campos de juego cubiertos informales de AstroTurf (césped artificial) en espacios públicos o que no se utilizaban. 

En el caso de los proyectos grandes, los permisos y los fondos necesarios para la planificación urbana se encargan de que las nuevas instalaciones resistan el paso del tiempo y ofrezcan beneficios a largo plazo a visitantes y residentes. Sin embargo, también hay argumentos a favor de los pequeños proyectos visionarios que ofrecen inspiración a nivel local y un nuevo punto de vista sobre el uso del espacio urbano.

Nuevas estructuras para el deporte

Una serie de nuevas estructuras inteligentes ya están estimulando a los aficionados al deporte. La ciudad portuaria de Folkestone (Reino Unido) pronto podrá presumir de tener el primer skate park del mundo de más de una planta. El edificio también dispone de espacios para bicicrós (BMX), patines, patinetes y, en el futuro, también para escalada y boxeo. La malla perforada que lo recubre permite que se ventile de manera natural.

Dinamarca también tiene un buen número de proyectos interesantes en curso. El Rabalder Park de Roskilde, cerca de Copenhague, incluye un gran canal de drenaje que ha sido diseñado para patinar por él cuando esté seco. En la zona occidental, en la península de Jutland, en Haderslev, unas nuevas instalaciones combinan un palacio de deportes en forma de iglú y un skate park exterior. Además de ser funcionales, le dan un aire nuevo y distinto a esta típica población costera.

Street Dome Haderslev Street Dome Haderslev
Do they have igloos in Denmark? They do now! - Street Dome Haderslev, photo by © Mikkel Frost, CEBRA

Y hablando de agua, muchas ciudades están intentando recuperar sus ríos como zona recreativa. En Nueva York, +Pool propone crear una piscina flotante en el East River. Puede que algún día el agua del río se pueda volver a utilizar para nadar, pero de momento la piscina utilizaría agua filtrada. Todo es empezar.

Estructuras temporales

También existen, naturalmente, todas las estructuras oficialmente autorizadas para acontecimientos temporales. Para el Día sin Coches 2016, en Ginebra se diseñó un circuito de ejercicios de 2 km alrededor de una infraestructura urbana ya existente. Ámsterdam añade un buen número de construcciones temporales para la Urban Sports Week. Este evento diseñado “para dotar de una plataforma a los deportes no mayoritarios y darles la oportunidad de exhibirse, no solo a su público natural, sino a un público más amplio” tiene lugar en varios espacios de la ciudad. Incluye deportes como el básquet 3×3, el freerunning, el patinaje en línea o la escalada en bloque, entre otros muchos. Al terminar la semana, muchas de las estructuras vuelven al almacén hasta el año siguiente. 

Por supuesto, también son muchas las ciudades que ofrecen todo tipo de carreras lúdicas, maratones, carreras de bicis, caminatas benéficas, etc., en especial cuando hace buen tiempo. En todo caso, sea cual sea la actividad o la ocasión, estos acontecimientos (normalmente anuales) son una opción más para mantenerse en forma o para inspirarse y empezar a practicar ejercicio. Además, permiten interaccionar socialmente, lo cual contribuye de manera fundamental a otro componente de la salud personal: la salud mental.

Se acabó el aburrimiento: el ejercicio ha cambiado. Se acabó el aburrimiento: el ejercicio ha cambiado.
Se acabó el aburrimiento: el ejercicio ha cambiado.

No hacen falta instalaciones especiales

También existen algunas nuevas disciplinas deportivas que utilizan el espacio público en sí y el entorno urbano ya construido como espacio y equipamiento para su práctica. Aunque se parecen hasta cierto punto a las actividades que ofrecen los parques urbanos para adultos, se diferencian de ellas porque se trata de actividades que no están ligadas a un espacio concreto, sino que se pueden llevar a cabo en cualquier lugar de la ciudad.

El parkour es probablemente la disciplina más conocida y con más historia de esta nueva hornada. Nació en Francia como una variación del entrenamiento militar y traslada la noción de carrera de obstáculos al entorno construido o inmediato. Gracias a que implica estar constantemente saltando, corriendo, rodando o escalando, supone un buen ejercicio al tiempo que proporciona sensación de competición.

En muchos aspectos, ha inspirado las demás modalidades de deporte urbano en exteriores, cada una de las cuales presenta unos rasgos particulares. Así, por ejemplo, el street workout o entrenamiento callejero se sirve de objetos urbanos (bancos, bordillos, escaleras, parques); es una actividad de alta intensidad que ejercita diferentes grupos de músculos, combinando calistenia, ejercicios con peso corporal y gimnasia. La modalidad urban fartlek combina resistencia y ejercicios por intervalos en espacios públicos para activar tanto el sistema aeróbico como el anaeróbico. El urban gym utiliza técnicas de parkour para convertir zonas urbanas en centros de fitness sin necesidad de gimnasio.

Parkour runner doing a back flip

¡En marcha!

Con todo este abanico de instalaciones nuevas y antiguas, deportes nuevos y antiguos, parques, caminos y gimnasios, las ciudades ofrecen opciones únicas e interesantes para mantenerse en forma. El gran cambio es que la cantidad y tipo de actividades está aumentado de forma tan radical, que es posible hacer una actividad distinta casi cada día. Así que hay que ponerse en marcha. Las ciudades no se quedan quietas, y tampoco deberíamos hacerlo nosotros. Y si no hay ninguna actividad o espacio que encaje con nosotros dentro de toda esta diversidad, siempre podemos poner en marcha una actividad propia. Así es, cada uno puede empezar su propio “movimiento”. 

¿Qué hace usted para estar en forma en la ciudad? 

H