Bombay, Maharashtra, la India

Bombay es la capital del estado indio de Maharashtra y una importante ciudad portuaria de la costa occidental de la India, situada en el mar Arábigo. Con más de 12 millones de habitantes, Bombay es la ciudad más poblada de la India y la octava del mundo (2011, Wikipedia).

Read more...

¿La mayor ciudad de la India?

En el área metropolitana de Bombay (que agrupa el distrito suburbano de Bombay y las ciudades de Navi Mumbai, Thane, Bhiwandi y Kalyan) viven 21,5 millones de personas. Según cómo definamos el tamaño de las megaciudades, el Gran Bombay es la segunda más grande del mundo, sólo superada por la metrópolis de Nueva Delhi, la capital de la India, con una población de 25 millones de personas en 2014 (World Urbanization Prospects de Naciones Unidas).

La metrópolis de la densidad

Con aproximadamente 28.000 habitantes por kilómetro cuadrado, Bombay es una de las zonas con mayor densidad de población del mundo. En comparación, en Tokio viven 13.500 habitantes por kilómetro cuadrado y en Nueva York, unos 7.300, mientras que Shanghái y Berlín tienen una densidad de entre 3.600 y 3.800 habitantes por kilómetro cuadrado. El caso más extremo es el del slum de Dharavi, que alcanza la increíble densidad de 334.728 habitantes por kilómetro cuadrado.

El centro de Bollywood

Bombay es una de las ciudades más ricas de la India, ya que acumula un 25 % de la producción industrial y un 70 % del comercio marítimo. La ciudad es la capital comercial, financiera y de ocio de la India. Además, el centro neurálgico de la industria cinematográfica en idioma hindi, llamada “Bollywood”, se halla en Bombay. La mayoría de las principales cadenas de televisión y editoriales de la India también está instalada en esta ciudad. Esta concentración de instituciones culturales y financieras atrae a personas de todo el país y crea un alto grado de diversidad.

Chabolas y lujo lado a lado

De hecho, el 62 % de todos los habitantes de Bombay viven en los barrios pobres llamados slums. En cifras absolutas, cerca de 9 millones de personas residen en lugares como Dharavi, el mayor slum del centro de Bombay, donde se amontona hasta 1 millón de habitantes en tan sólo dos kilómetros cuadrados.
Por otra parte, Bombay es conocida por sus edificios de la época colonial, sus oficinas de estilo soviético y dos lugares incluidos en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. Entre sus 31 edificios con una altura superior a 100 metros, las Imperial Towers (256 m) son las más altas hasta la fecha. La futurista Residencia Antilia, finalizada en 2010 por los arquitectos Perkins + Will, fue declarada la vivienda particular más cara del mundo.

Los trenes más abarrotados

Puesto que la ciudad está superpoblada y la vivienda en Bombay es cara, mucha gente vive lejos de su lugar de trabajo y debe desplazarse a diario.
El 88 % de esas personas usan el transporte público, es decir, los trenes de cercanías, los autobuses, los taxis o los bicitaxis. Partiendo de un plan central en 2004, el concepto de un sistema de metro fue haciéndose realidad poco a poco. En junio de 2014 entró en servicio la primera línea.

 

 

¿Y cómo es vivir en Bombay?

C
 

¿Cómo hacer frente al rápido crecimiento?

Dados todos estos problemas de tamaño y desigualdad, ¿cómo puede Bombay hacer frente a su rápido crecimiento y a todos los problemas típicos de una megaciudad densamente poblada? Como se puede observar, se están llevando a cabo tres iniciativas de forma simultánea:
En primer lugar, la continua llegada de nuevos residentes a la zona es la causante del encarecimiento de la vivienda y de un considerable aumento de las inversiones en proyectos de construcción y transporte. Podríamos decir que los esfuerzos recientes son una “remodelación” de la ciudad: se construyen nuevos rascacielos en antiguos barrios tradicionales, lo que incrementa la necesidad de conceptos de tráfico innovadores con un transporte público modernizado.

Otro aspecto importante es que este boom, impulsado principalmente por inversores privados, está acompañado de iniciativas públicas para influir en el desarrollo con normativas. Un intento reciente fue el “Plan de desarrollo de Bombay de 2034” (DP), cuya versión preliminar fue presentada por la Corporación Municipal del Gran Bombay en la primavera de 2015. Por desgracia, el documento contenía varios errores en cuanto a la distribución del uso de los terrenos y las infraestructuras para el tráfico. Debe someterse a una revisión que finalizará en agosto. El hecho de que la propuesta del DP haya suscitado un intenso debate desde entonces es indicativo de la dificultad para encontrar un equilibrio entre la demanda de una mayor densidad de rascacielos de negocios y apartamentos de lujo, por una parte, y la necesidad de viviendas económicas, espacios abiertos y una evolución más sostenible de la metrópolis, por otra.

Por último, hay ciudadanos que colaboran con asociaciones sin ánimo de lucro que tratan de mejorar las condiciones de vida en los slums mediante medidas sencillas como la construcción de lavabos públicos, el respaldo de programas educativos y la conservación de los espacios públicos abiertos en el centro de la ciudad. Organizaciones como el Urban Design Research Institute (UDRI) intentan trazar posibles planes que den lugar a una Bombay nueva y dinámica.

Ciudades indias en el mundo

En el año 2030, dos de las cinco mayores megaciudades estarán en la India. A pesar de que la región de Tokio seguirá ocupando el primer escalafón de esta lista, la verdadera competición regional y nacional se librará entre la India y China. Hace poco, el Fondo Monetario Internacional determinó que la tasa de crecimiento del PIB de la India superará a la de China en 2015 y se mantendrá en cabeza durante los próximos años.

En el futuro, será fundamental para Bombay y otras ciudades de la India atraer inversiones en infraestructura y fomentar las asociaciones público-privadas para conseguir un crecimiento más equilibrado y sostenible de algunos de los mayores centros urbanos del mundo.

De “buena bahía” a “diosa madre”

Históricamente, la ciudad se ha llamado “Bombay” desde el siglo XVI. Según parece, este nombre deriva de la expresión portuguesa “bom baía” o “bom baim” (que significa “buena bahía”), que los conquistadores acuñaron la primera vez que entraron en el puerto natural en 1508.

Cuando el rey Carlos II de Inglaterra se casó con la infanta portuguesa Catalina de Braganza en 1662, Bombay quedó bajo dominio británico como parte de la dote de la novia. Preocupado por tener que gobernar las islas por sí mismo, Carlos alquiló el territorio a la Compañía Británica de las Indias Orientales por tan sólo 10 libras de oro al año en 1668. 

Bajo la hegemonía Británica y el posterior gobierno desde finales del siglo XVII y hasta la independencia de la India en 1947, el nombre de la ciudad siguió siendo Bombay. No fue hasta 1995 cuando el gobierno municipal aprobó el restablecimiento del nombre en maratí de “Mumbai”, que hace referencia a la diosa hindú Mumbadevi y a la palabra maratí para “madre”.

H