Cities

Toronto se asocia con Sidewalk Labs para crear su primer barrio inteligente.

La tecnología inteligente sigue siendo un motor de desarrollo urbano. Muchas ciudades han incorporado con éxito el Internet de las cosas y han digitalizado algunos aspectos de su infraestructura. Otras han tratado de construir una ciudad inteligente desde cero, con distinta suerte.

Sidewalk Labs, la rama de innovación urbana de Alphabet (propiedad de Google), se ha embarcado en un proyecto de desarrollo en Toronto. Anunciado en 2017, Sidewalk Toronto se levantará sobre una zona costera como la ciudad inteligente definitiva y un laboratorio de innovación urbana. Urban Hub desvela qué distingue a este proyecto de los demás.

Cities
Inteligentes por dentro y por fuera - De muchas maneras, el concepto de ciudad inteligente es simplemente una buena planificación urbana que incorpora los avances en tecnología digital y los nuevos pensamientos a los antiguos conceptos urbanos de relaciones, comunidad, sostenibilidad medioambiental, democracia participativa, buen gobierno y transparencia.
1005 vistas

Creado el 19.03.2018

Una idea brillante: el nuevo barrio inteligente de Toronto

Desde hace años, Toronto debate qué hacer con su distrito costero. En 2017 lanzó una petición de propuestas para encontrar una solución que aprovechara las posibilidades sociales y económicas, con el objetivo de construir un barrio de futuro abierto a todos los residentes en la ciudad.

Es aquí donde aparece en escena Sidewalk Labs, que centra su actividad en la innovación urbana a través de ciudades inteligentes y que llevaba tiempo a la búsqueda de la ubicación perfecta para materializar sus proyectos.

Fue el encuentro entre dos ideas movidas por la misma pasión. Toronto, centro neurálgico para el sector tecnológico y las empresas emergentes, no es un recién llegado al desarrollo económico ligado a la innovación de vanguardia. Tras seleccionar a la ciudad como socio en el proyecto, Sidewalk Labs se comprometió a invertir 50 millones de dólares americanos en la primera fase de esta planificación conjunta.

Los cimientos

El proyecto general, denominado «Sidewalk Toronto», comenzará con el Quayside, una zona ribereña de más de 50 000 metros cuadrados situada al sureste del centro de Toronto. Si el primer desarrollo tiene éxito, se ampliará hacia la zona de Port Lands, una amplia península ganada a las aguas del tamaño del centro de Toronto.

Todo está contemplado en este proyecto para el entorno costero de Toronto, un plan de desarrollo urbano que promete ser un ejemplo para la construcción de las ciudades del futuro. Sidewalk Labs pretende construir una ciudad «sobre los cimientos de Internet», pero también promover la colaboración constante entre la comunidad y los planificadores urbanos. La tecnología manda, pero siempre al servicio de las personas.

¿Un plan de 50 millones de dólares? En el corazón del nuevo entorno, una red digital se asentará sobre toda la infraestructura física. Gracias a la óptima interconectividad, los barrios de Sidewalk Toronto podrán proporcionar inmejorables servicios inteligentes y centrados en las personas, sostenibilidad y movilidad. Si a eso le añadimos un nuevo concepto de construcción modular, tendremos una buena imagen de las ciudades del futuro.

Quayside y sus alrededores, el objetivo de Sidewalk

La ciudad inteligente de Sidewalk Labs: el progreso nunca se detiene.

En primer lugar, una infraestructura digital para la recopilación de datos, basada en la conectividad Wi-Fi y completada por sensores y cámaras de seguimiento, sirve como fuente de información unificada de todas las idas y venidas. Una plataforma centralizada se encarga de gestionarlo todo, e incluye una aplicación cartográfica que registra la ubicación en tiempo real de todo lo que se mueve, desde coches sin conductor hasta puestos ambulantes.

Los residentes contribuirán a este flujo de datos a través de un portal personalizado con el que pueden enviar actualizaciones, desde niveles de ocupación hasta cuál es el mejor lugar para disfrutar de un café al sol. Los científicos de Sidewalk Labs se encargarán de analizar los datos para deducir qué funciona correctamente y qué se puede mejorar, realizando ajustes continuos hasta dar con los planes de acción más eficientes y productivos.

Es un trabajo sin descanso. Quienes siguen los planes y proyectos de Sidewalk Labs se entusiasman con la nueva perspectiva. ¿Hace demasiado calor? Toldos que se abren automáticamente ofrecen una protección adicional. ¿No llega el autobús? Un taxi robotizado ya está en camino. ¿Una fuga en las tuberías? Los sensores la han detectado mucho antes de que alguien llame al fontanero.

En coche, pero sin conducir.

La conducción autónoma promete ser una de las grandes apuestas de esta enorme cobertura digital. El vehículo particular deja paso a calles y transportes urbanos diseñados con la mirada puesta en las personas. El objetivo es que menos del 20 % de los residentes en el Quayside tengan coche propio.

Una flota de taxibots y autobuses autónomos se encargarán del transporte entre dos puntos cualesquiera. Una red automatizada de vehículos robotizados cubrirá toda la superficie… en todos los sentidos. Sidewalk Labs proyecta canales subterráneos para que camiones automatizados se encarguen de realizar servicios, desde entregas de paquetes hasta recogida de basuras.

No importa cuáles sean las soluciones de movilidad: las calles se pavimentarán pensando en medios de transporte no convencionales, como los coches compartidos, así como en ciclistas y peatones. La red digital servirá de apoyo gracias al uso de semáforos adaptativos y tecnología de sensores que detectan los niveles de contaminación en el aire y dan prioridad a los desplazamientos a pie o sobre dos ruedas.

Inteligente significa también sostenible

¿Quién o qué va a suministrar la energía para toda esta tecnología digital? La electricidad no cae del cielo, pero Sidewalk Labs pretende obtenerla precisamente de allí, concretamente de los tejados. Una ciudad inteligente debe aprovechar las nuevas tecnologías para crear sistemas de energía positivos y sostenibles.

El barrio dispondrá de su propia microrred de suministro. El objetivo es que genere un 10 % de la energía que consume, lo que podría lograrse cubriendo el 50 % de todo el espacio de los tejados con cubiertas fotovoltaicas. Una red térmica contribuirá también a alcanzar este objetivo, mediante la recirculación de la energía proveniente de combustibles no fósiles para calentar y refrigerar los edificios.

La gestión de residuos eficiente y respetuosa con el medio ambiente también contribuye a lograr un elevado nivel de sostenibilidad, algo que los planes para el Quayside no han pasado por alto. Los residuos sólidos y el reciclaje se trasladarán hasta un centro local y, desde ahí, partirán hacia su procesamiento en el exterior. Los materiales orgánicos pasarán a un digestor anaeróbico con capacidad para producir combustibles.

Una ciudad inteligente debe aprovechar las nuevas tecnologías para crear sistemas de energía positivos y sostenibles

Construir, habitar y reutilizar

A menudo, los materiales de construcción del pasado han tenido consecuencias perjudiciales para el medio ambiente y sus tecnologías constructivas eran poco flexibles; basta con mirar su escasa vida útil. Demoler y volver a reconstruir es el «viejo» modelo de desarrollo urbano.

Sidewalk Labs propone edificios tipo «loft» con módulos reconfigurables, capaces de crecer y adaptarse a sus ocupantes actuales o a las necesidades de la ciudad. Los espacios para oficinas, fábricas y residencias pueden ocupar un mismo edificio, construido con una cubierta exterior estándar con interiores flexibles.

Las primeras imágenes de los planes permiten ver una atractiva mezcolanza de estilos, donde se emplean materiales reciclados y madera en lugar de acero, desde rascacielos modulares hasta centros residenciales con técnica de vivienda pasiva. La construcción será más rápida, generará menos costes y aportará nuevos aires a los «viejos métodos», conforme cambien nuestras necesidades y la población.

La tecnología debe reforzar la comunidad, no sustituirla

Edificios tecnológicos para la comunidad

Aunque el Quayside y el posterior proyecto Sidewalk Toronto se cimentarán en Internet, los responsables de los planes y la ciudad de Toronto se apresuran siempre a destacar que una gran ciudad o un barrio no puede construirse de arriba abajo. La tecnología debe reforzar la comunidad, no sustituirla.

Los residentes han expresado sus dudas en cuanto a la exclusividad (que se convierta en un refugio para ricos), la viabilidad económica y la privacidad. Tanto Toronto como Sidewalk Labs insisten en que se están implementando medidas para que la gente tenga el control de la ciudad. Señalan además que las ciudades inteligentes pueden eliminar obstáculos habituales para el progreso.

El plan maestro de la inteligencia. ¿Garantía de éxito?

Alphabet (a través de Sidewalk Labs) se une a una larga lista de soñadores, arquitectos y planificadores urbanos que han intentado levantar ciudades perfectamente planeadas, desde Brasilia hasta Songdo, pasando por Masdar. Alphabet representa también un nuevo actor en el sector de la planificación urbana: la empresa tecnológica. Hasta ahora, estas empresas proporcionaban nuevas tecnologías inteligentes para la ciudad, pero nunca se habían encargado del proyecto al completo.

Recientemente, una empresa subsidiaria de la firma de inversiones de Bill Gates, Cascade Investment LLC, adquirió terrenos en Arizona para construir una ciudad inteligente. ¿Estamos ante una nueva tendencia en innovación urbana? Es más probable que sigamos presenciando colaboraciones entre ciudades y empresas tecnológicas en proyectos de menor alcance, como la colaboración entre Cisco, Sprint y Think Big Partners con Kansas City (EE. UU.) para crear un corredor urbano inteligente.

Conforme Sidewalk Toronto vaya creciendo, serán inevitables las comparaciones con Songdo y Masdar City, proyectos que no han estado a la altura de lo que se soñaba. Los críticos apuntan a que los planes de Sidewalk Toronto no incluyen nada realmente nuevo, solo cambian en la escala y el número de tecnologías inteligentes. La respuesta de Sidewalk Labs es que se trata del primer plan verdaderamente global y que lleva más de diez años proyectándose.

Quayside: una ciudad inteligente en movimiento

Mientras Toronto y Sidewalk Labs siguen avanzando en sus innovadores planes, muchos no dejarán de vigilar su evolución para ver cuáles llegan a buen puerto y cuáles regresan a la mesa de diseño. URBAN HUB estará muy atento a todo el desarrollo.

2018 se dedicará a la elaboración de planes a largo plazo y a realizar amplias consultas a la comunidad que conduzcan a la creación de un plan maestro de innovación y desarrollo, la base para el desarrollo inicial. En Sidewalk Toronto están convencidos de que el proyecto atraerá multitud de nuevas ideas y se convertirá en un centro mundial para el sector de la innovación urbana inteligente.

Image Credits:

Self-driving car, taken from commons.wikimedia.orgsome rights reserved

All other image credits go to sidewalktoronto.ca