Cities

Arquitectura reciclable: otra forma de construir, usar y reutilizar estructuras urbanas

Hemos oído hablar de edificios inteligentes, sostenibles y ecológicos, pero ¿por qué no entonces edificios reciclables? Si bien la idea de reciclar una ciudad entera es inverosímil, los nuevos conceptos y materiales de construcción están animando a los arquitectos y a los planificadores a considerar lo que sucederá con un edificio o una estructura cuando dejemos de necesitarlos.

Muchos arquitectos están adoptando materiales reciclados para la construcción y el diseño de edificios que, posteriormente, puedan desmontarse y reutilizarse con mayor facilidad. En relación con este enfoque, existe otra tendencia, consistente en desarrollar estructuras “nómadas”, que pueden reutilizarse por completo en otro emplazamiento. No obstante, este tipo de reciclaje al final de la vida útil de un edificio exige una planificación urbana dinámica y flexible, es decir, una planificación en constante cambio.

Cities
Inteligentes por dentro y por fuera - De muchas maneras, el concepto de ciudad inteligente es simplemente una buena planificación urbana que incorpora los avances en tecnología digital y los nuevos pensamientos a los antiguos conceptos urbanos de relaciones, comunidad, sostenibilidad medioambiental, democracia participativa, buen gobierno y transparencia.
665 vistas

Creado el 22.02.2018

¿Construir con materiales reciclables, con materiales nuevos o con ambos?

Los materiales reciclables se están convirtiendo rápidamente en un elemento básico innovador y sostenible para los arquitectos. Muchos materiales de construcción habituales (p. ej., hormigón, ladrillo y vidrio) pueden producirse a partir de materiales usados previamente y reducir así las emisiones de un edificio hasta en un 90 %.

Los arquitectos que piensan más allá de la vida útil de un edificio y que, en consecuencia, adoptan un sistema de construcción de circuito cerrado, se comprometen a probar nuevos materiales sostenibles. El resultado es a menudo una estructura prácticamente sin huella ecológica y una estética innovadora y única que no hubiera sido posible usando materiales tradicionales.

  • Tomemos como ejemplo la casa construida en Róterdam con WasteBasedBricks por una startup acertadamente llamada StoneCycling. Esta empresa recicló alrededor de 15 toneladas de desechos, desde cerámica hasta vidrio y arcilla, para crear ladrillos de tono caramelo.
  • El pasado otoño, el People’s Pavilion de la Dutch Design Week se convirtió en un escaparate de la construcción sin desechos (o que apenas los genera). Las coloridas tejas están hechas de plástico reciclado y la plataforma de madera se compone de piezas prestadas que pueden devolverse al propietario.
  • En Chicago, los arquitectos que diseñaron el Centro comunitario Lavezzorio de Aldeas Infantiles SOS utilizaron el hormigón restante de obras cercanas. Debido a los diferentes tipos de hormigón con agregados, la fachada del edificio se “cubrió” con un lienzo de distintos tonos.

Ensamblar, reensamblar, repetir

Después de los Juegos Olímpicos de verano de Río de Janeiro, no se habló tan solo de los atletas de clase mundial que se marchaban, sino también de lo que pasaría con los edificios de vanguardia que se habían construido con motivo del evento. Decidida a evitar las “infraestructuras fantasma” o “elefantes blancos” que con tanta frecuencia plagan las ciudades una vez que los Juegos Olímpicos han terminado, la ciudad de Río de Janeiro optó por edificios como el Future Arena. Una vez desmantelado, sus diferentes partes sirvieron para construir cuatro colegios de educación primaria.

Esta tendencia, que se denomina a menudo “arquitectura nómada” y que se centra en estructuras temporales, ingeniosas y flexibles, se está poniendo de moda. El estadio de la Copa Mundial de la FIFA Catar 2022 será el primer estadio totalmente desmontable y reutilizable del mundo. Se construirá usando contenedores de transporte marítimo y bloques modulares.

Estos experimentos de edificios “móviles” también han dado lugar al diseño de materiales de construcción que se pueden desmontar y volver a montar fácilmente, como columnas de hormigón o vigas y muros. Incluso se ha sugerido utilizar tuberías de agua hechas de hormigón como componentes de construcción reutilizables. Hong Kong propone construir en ellas microapartamentos, que se pueden instalar donde el espacio lo permita.

El estadio de Río de Janeiro que fue convertido en cuatro colegios.

¿Puede la arquitectura reciclable cerrar el círculo?

Si bien estos ejemplos individuales de estadios y sorprendentes casas son inspiradores, ¿cómo afectará esta tendencia de arquitectura reciclable a la planificación o la construcción urbana en un contexto más amplio? ¿Y cómo refleja esta tendencia un cambio en nuestro pensamiento?

En lugar de tender a construir edificios monumentales a modo de “legado” para el futuro, los arquitectos entienden ahora que nada dura para siempre, pero que todo deja una huella. ARUP Associates, por ejemplo, utilizó el concepto de economía circular para desarrollar un edificio que se pueda adaptar fácilmente a los nuevos usos y genere cero desechos cuando ya no se necesite. Los componentes pueden devolverse a la industria y reutilizarse o reciclarse por completo.

Aunque este proyecto se plasmó únicamente en una muestra para el London Design Festival 2016, permitió responder a la pregunta de si la arquitectura podría cerrar el círculo con un rotundo “¡Sí!”. El innovador diseño de ARUP fue reconocido por el Cradle to Cradle Products Innovation Institute.

 

El “Circular Building” (Edificio Circular) de ARUP es flexible, desmontable y 100 % reciclable o reutilizable.

El cambio está sucediendo ahora

Parece claro que el concepto de arquitectura flexible y temporal se está adoptado más allá de la construcción ocasional de centros comerciales. Cada vez son más los ejemplos de edificios “emergentes” o adaptables que se mueven con el flujo y los cambios de la ciudad. Entre dichos ejemplos se incluyen tiendas de alimentos, garajes de estacionamiento polivalentes e incluso un centro flexible de venta al por menor y de eventos, fabricado a partir de contenedores de transporte marítimo, como el proyecto PROXY de San Francisco.

Los vanguardistas programas de certificación de sostenibilidad también señalan el camino que se debe seguir mediante el fomento de edificios construidos a partir de materiales reciclables o considerando cuidadosamente el final de su vida útil. Por ejemplo, el esquema de certificación LEED (siglas en inglés de Liderazgo en Energía y Diseño Medioambiental) otorga un punto extra por el “diseño flexible” y la facilidad de adaptación a usos futuros.

Para que un concepto de construcción realmente circular pueda hacerse realidad, es necesario que participen activamente todas las partes implicadas, desde quienes invierten en el proyecto, hasta los arquitectos y el equipo de construcción. Una vez que todos están a bordo, las posibilidades son infinitas. Puentes, casas, edificios… para cada estructura del entorno urbanístico se debe tener en cuenta lo que sucederá con ella cuando haya cumplido el propósito para el que fue construida originalmente.

Image Credits:

Rubble House, taken from dezeen.com; image credits go to Ossip van Duivenbode

People’s Pavilion, taken from dezeen.com; image credits go to Filip Dujardin

SOS children’s village, taken from arthitectural.com; image credits go to Hedrich Blessing 

Rio Arena, taken from wikipedia.orgsome rights reserved