Buildings

Un símbolo de esperanza: equipar el edificio más alto de América

¿Puede un solo rascacielos levantar el ánimo de una nación? Con 104 pisos y una altura de 540 metros sobre el nivel del mar, para muchos ciudadanos estadounidenses y de todo el mundo, el One World Trade Center (1WTC) es un auténtico símbolo de esperanza. Representa el optimismo inquebrantable de un país que nunca deja de mirar hacia adelante y de soñar a lo grande.

Todas las personas que han trabajado en este emblemático rascacielos experimentaron un aluvión de emociones. Ayudar a conectar el 1WTC desde el suelo hasta el cielo no ha sido tarea fácil. Conozca a las personas que han hecho posible esta gran proeza y lo que aún les conmueve.

Buildings
Iconos de la sostenibilidad urbana - Hoy en día, la planificación urbana de la ciudad crea futuros iconos para las ciudades que expresan nuevos mensajes de sostenibilidad, de opciones ecológicas y de vida responsable.
705 vistas

Creado el 12.11.2014

“Probablemente no seremos testigos de otra obra de esta importancia en nuestra vida. Participar en este proyecto no se trata tanto de mí como de lo que significa el One World Trade Center para nuestro país, para las personas que trabajan allí y para los que perdieron a sus seres queridos el 9 de septiembre de 2001”.

Scott Lahmers

Especialista Técnico | thyssenkrupp Elevator

Imagínense: elevar escaleras mecánicas hasta la planta 100 con una grúa

Diciembre de 2012 marcó un momento especial para todos los que trabajan en el One World Trade Center (1WTC) de Nueva York. La instalación de las dos últimas escaleras mecánicas para el mirador de la azotea fue una experiencia inolvidable para el Especialista Técnico Scott Lahmers. Las escaleras mecánicas tuvieron que ser izadas con una grúa desde el suelo hasta el piso 100.

Debido a que era un día nublado, ni siquiera se sabía con seguridad si el equipo podría izar las escaleras mecánicas ese día. Afortunadamente, y a pesar de todo, Scott Lahmers tenía su cámara encima y las fotos que hizo se propagaron por toda Internet.

La poco habitual perspectiva de unas escaleras mecánicas suspendidas en el cielo llamaron la atención de la gente. Había algo de majestuoso y solemne en ellas. El gran equipo parecía frágil a la luz de aquella mañana de invierno. Las escaleras narraban una historia de esperanza contra viento y marea. Era una pieza de metal que simbolizaba en gran parte el espíritu de tesón y esperanza. 

Después de cargarlas en Flickr, las imágenes de Scott se propagaron con gran rapidez. En algunas ocasiones, incluso los equipos de transporte vertical pueden necesitar que los suban.

 

Las palabras de Scott capturan el sentimiento de muchos de sus compañeros de la obra. Scott compartió su orgullo, su entusiasmo y su sensación de formar parte de algo grande.

La finalización de la construcción del 1WTC fue la culminación de años de planificación, construcción y colaboración de miles de personas. Fue una oportunidad para dar un paso atrás y reflexionar sobre el significado de su finalización. EE. UU. El Presidente Barack Obama estuvo allí para firmar la última viga de metal antes de su integración en el conjunto. Un momento monumental. 

“Soy uno más de los muchos que trabajamos aquí. No puedo expresar lo importante que es para nosotros que el Presidente reconozca que estamos esforzándonos al máximo. Algo así solo sucede una vez en la vida y me alegro de haber estado allí”.

Michael DeNardo

Director de Construcción del 1WTC | thyssenkrupp Elevator

Obama me dio la mano

Eligieron diferentes símbolos para expresar su respeto; el Presidente Obama optó por una discreta bandera estadounidense en la solapa, mientras que el Director de Construcción Michael DeNardo llevaba pegatinas de esperanza y patriotismo en el casco. Pero estos dos hombres no podrían haber estado más unidos en su muestra de orgullo por el logro que supone el 1WTC, desempeñando cada uno de ellos un papel fundamental en su terminación.

El 14 de junio de 2012, el Presidente Obama visitó la obra del 1WTC para firmar una de las últimas vigas de acero en incorporarse a la torre. Fue en ese momento cuando Mike tuvo la oportunidad de estrechar la mano del Presidente, que le felicitó, al igual que a su equipo, por su impresionante trabajo en el enorme solar de la obra.

Estas fueron las palabras que el Presidente Obama escribió en la viga de acero:Recordamos. Reconstruimos. Regresamos con más fuerza.

“Cuanto más alto es el edificio, más se exige a los ingenieros. Los ascensores inteligentes son los que hacen posible un edificio de este calibre”.

Joe Braman

Vicepresidente Regional para Nueva York | thyssenkrupp Elevator

Se asoma a un enorme agujero, a cientos de metros por encima del suelo. Es difícil imaginar que el lugar donde se encuentra Joe Braman, Vicepresidente Regional para Nueva York, en este momento pronto será una arteria imprescindible por la que circularán 14 000 personas todos los días. Para Joe, es una cifra que cobra más significado que cualquier otra.

Puede ofrecer las cifras y los algoritmos que hacen que estos ascensores de alta tecnología realicen recorridos con mayor rapidez, reduzcan al mínimo las aglomeraciones en los vestíbulos e incluso incrementen la seguridad en hasta un 90 %. La inteligencia con la que se trabaja aquí tiene un propósito: servir a la gente.

A pesar de que puede no resultar evidente con solo inspeccionar el hueco del ascensor vacío, Joe Braman tiene en mente a las personas. Tiene los pies en la tierra y se inspira en un equipo que va desde el especialista en cemento en los cimientos hasta el ingeniero con su portátil y los trabajadores que descansan para comer frente a una de las vistas más espectaculares que una obra de construcción puede ofrecer.

 “Todo el mundo aporta su experiencia y todo encaja a la perfección”, comenta Joe. Señala las pegatinas de barras y estrellas de su casco. “Todos estamos orgullosos de participar en este proyecto. Y estamos haciendo todo lo posible para asegurarnos de que el edificio más alto del mundo occidental también tenga los mejores ascensores”.

thyssenkrupp Remembers

1000 empleados de thyssenkrupp de ocho países participan en una carrera benéfica organizada en memoria del 9 de septiembre.

Si se extendieran todos los cables de los ascensores del One World Trade Center, llegarían de Nueva York a Baltimore. La red de empleados de thyssenkrupp, sin embargo, da la vuelta al mundo muchas veces, y su alcance y afecto se dejaron sentir cuando el equipo “thyssenkrupp Remembers” (thyssenkrupp recuerda) se unió a miles de personas en una carrera benéfica para recaudar fondos para el 9/11 Memorial y el 9/11 Memorial Museum.

Una conmovedora oportunidad para trabajadores, ejecutivos e ingenieros de tomar las calles de Nueva York, Hawái y Essen. Y una impresionante forma de demostrar cómo su compromiso conjunto con el 1WTC va mucho más allá de alambres y cables.

 
®

Un vistazo rápido a los datos: de arriba a abajo

Trabajar en el 1WTC fue una experiencia inolvidable para todos los involucrados. El orgullo con que realizaron su trabajo surgió de una mezcla de significado histórico y destreza técnica. Proezas de este calibre solo son posibles uniendo a personas de todo el mundo. Juntos podemos afirmar: “!Sí, lo hicimos!”.