Buildings

La media luna que corona la Torre del Reloj de la Meca alberga un oratorio

Los planificadores deseaban un oratorio con vistas a la Kaaba, el centro sagrado del Islam. El resultado fue una habitación con vistas, con una altura de más de 500 metros desde el suelo. Descubra las impresiones de primera mano de las personas que instalaron el salvaescaleras más alto del mundo.

Buildings
Iconos de la sostenibilidad urbana - Hoy en día, la planificación urbana de la ciudad crea futuros iconos para las ciudades que expresan nuevos mensajes de sostenibilidad, de opciones ecológicas y de vida responsable.
1234 vistas

Creado el 11.11.2014

Desde la oscilante cumbre de la Torre del Reloj de La Meca, varios trabajadores observan con humildad el lugar más sagrado del Islam. Es un espectáculo conmovedor. Su trabajo también tiene que ver con el movimiento; están allí para construir el salvaescaleras más alto del mundo, en lo alto de la torre del reloj más alta del mundo.

El edificio todavía se encuentra en construcción y los fuertes vientos pasan silbando por la parte superior aún abierta de uno de los rascacielos más altos del mundo. Los técnicos trabajan febrilmente en difíciles condiciones para construir el salvaescaleras de 18 metros que asciende por una estrecha escalera de caracol. Es todo un reto. Sin embargo, otro desafío es el tiempo: solo tienen una semana.

®
“Fue una experiencia casi surrealista. Como musulmán, el solo hecho de estar allí fue muy emotivo. Como visitante habitual, estaba totalmente sorprendido por la vista. Sin embargo, mientras tanto trabajaba todo el día para solucionar problemas que nunca habría imaginado”.

Abdel Abchrim

Ingeniero de Proyectos, thyssenkrupp Access Solutions

Realización del ascenso

La media luna del chapitel de la Torre del Reloj está situada a una altura de 607 metros. Cuando se inauguró en 2013, era el segundo edificio más alto del mundo.

Justo debajo de la parte superior, en la base de la media luna, a una altura de 601 metros, se encentra el oratorio. Para llegar a él, debe tomarse primero el ascensor normal de alta velocidad hasta la planta superior del edificio. A continuación, se puede subir por la escalera de caracol de 18 metros de altura o utilizar el salvaescaleras.

El salvaescaleras recorre un raíl de 27 metros en tan solo tres minutos, con un total de siete vueltas. “Supuso un verdadero desafío”, dice el Ingeniero de Proyectos Abdel Abchrim. “Normalmente solo trabajamos con dos o tres vueltas”. Además, puesto que la escalera de caracol es muy estrecha, no queda mucho espacio para la maquinaria del salvaescaleras.

Mediciones: estudio del caso

Abchrim, un holandés de origen marroquí, recuerda muy bien toda la experiencia. Su trabajo consistía en estudiar la escalera.

El principal reto eran las condiciones de la obra. Fuertes vientos azotaban con frecuencia el área de trabajo expuesta y hacían que el propio edificio se balancease. El día que Abchrim subió al chapitel del edificio para llevar a cabo el estudio de la columna central, resultó imposible de medirla con precisión.

Afortunadamente, los vientos habían amainado al día siguiente, pero era el día de descanso musulmán, en el que, literalmente, todo se detiene para la oración de la tarde. Abchrim y sus compañeros obtuvieron un permiso para poder trabajar por la mañana. Pero el espacio de dimensiones reducidas y trazado de caracol no les permitía utilizar los métodos de topografía habituales con fiabilidad, por lo que tuvieron que hacerlo todo a mano.

Con el consiguiente retraso que supuso trabajar en esas condiciones, no fueron capaces de finalizar el trabajo antes del mediodía, cuando caducaba el permiso de trabajo. Sin embargo, una vez finalizadas las oraciones de la tarde, el equipo pudo continuar y terminó esa misma noche. “Fue un momento emocionante”, recuerda Abchrim.

Construcción y montaje

Con el trabajo del equipo de Abchrim finalizado, la fábrica de thyssenkrupp en la ciudad holandesa de Krimpen pudo comenzar la fabricación de los equipos que había que instalar. Las semanas de trabajo de preparación dieron sus frutos, por lo que, cuando se recibieron las mediciones del estudio, solo fueron necesarios unos pequeños ajustes.

“Todo el personal de la planta aportó algo, ya que sabían lo que estaba en juego”, recuerda Abchrim. Sin embargo, la instalación final, con las mismas complicaciones que habían dificultado las mediciones precisas, se completó con éxito en tan solo una semana.

Construcción y montaje

Con el trabajo del equipo de Abchrim finalizado, la fábrica de thyssenkrupp en la ciudad holandesa de Krimpen pudo comenzar la fabricación de los equipos que había que instalar. Las semanas de trabajo de preparación dieron sus frutos, por lo que, cuando se recibieron las mediciones del estudio, solo fueron necesarios unos pequeños ajustes.

“Todo el personal de la planta aportó algo, ya que sabían lo que estaba en juego”, recuerda Abchrim. Sin embargo, la instalación final, con las mismas complicaciones que habían dificultado las mediciones precisas, se completó con éxito en tan solo una semana.

“No hay muchas empresas con experiencia para realizar un proyecto tan difícil desde el punto de vista técnico como este”.

Farid Oilad Adj Amar

Jefe de Desarrollo Comercial, Oriente Próximo y Turquía, thyssenkrupp Access Solutions

Accesibilidad galardonada

El proyecto de la Torre del Reloj Real de La Meca exigió un gran esfuerzo coordinado, mucho trabajo y el ingenio de numerosas personas que trabajan en diferentes lugares. El resultado fue extraordinario; tanto es así que la revista internacional del sector del transporte en edificios, Elevator World, seleccionó el salvaescaleras para su premio anual Proyecto del Año 2014, en la categoría de sistemas de accesibilidad, como resultado de su inusual ubicación y el excepcional esfuerzo técnico requerido para llevar a cabo el proyecto.

El Jefe de Desarrollo Comercial Farid Oilad Adj Amar está especialmente orgulloso, porque se trata del primer premio otorgado a los ingenieros de salvaescaleras de Access Solutions.

Acerca de la Torre del Reloj de La Meca

Se dice que la construcción de la prestigiosa Torre del Reloj de La Meca ha tenido un coste de al menos 3000 millones de dólares. Por su diseño, la torre del edificio es similar al emblemático Big Ben de Londres.

Dentro de la torre, la cadena canadiense Fairmont cuenta con un hotel de cinco estrellas. Los cuatro relojes externos tienen un diámetro de 43 metros cada uno. Cada minutero mide 22 metros y pesa 1,5 toneladas. Dos millones de LED verdes y blancos iluminan los diales por la noche, por lo que es posible ver la hora desde una distancia de 17 kilómetros.

Y la hora es fundamental para los musulmanes, ya que define el inicio y el fin de las cinco oraciones del día. Así pues, los creyentes de todo el mundo pueden mirar ahora hacia la nueva y colosal torre del reloj de La Meca para confirmar que llegarán a tiempo a la oración.