Buildings

Seguir la corriente: diseño de edificios y tecnología para las idas y venidas urbanas

No importa dónde se congregue un gran número de gente, en plazas públicas, en centros comerciales, en edificios de oficinas o en la facturación del aeropuerto, el salir y entrar, ir de un lado a otro y arriba y abajo con la mayor facilidad ha sido siempre crucial para la seguridad y la calidad de vida. URBAN HUB echa un vistazo a las innovaciones e invenciones en el diseño de edificios que nos permiten a todos seguir el flujo urbano, desde vestíbulos diáfanos y puertas giratorias hasta ascensores de alta tecnología, pasarelas y soluciones digitales.
Buildings
Iconos de la sostenibilidad urbana - Hoy en día, la planificación urbana de la ciudad crea futuros iconos para las ciudades que expresan nuevos mensajes de sostenibilidad, de opciones ecológicas y de vida responsable.
464 vistas

Creado el 18.04.2019

Manteniendo a la gente en movimiento para una mejor vida urbana

A medida que aumenta la altura de los edificios, los límites de las ciudades se expanden y las poblaciones urbanas se disparan, las ciudades luchan por cohesionarlo todo y mantenerlo en movimiento. Pero, ante el auge de la densidad de la población mundial, un buen diseño y planificación de los edificios pueden ayudar a garantizar que no siempre estemos codo con codo, sino que nos movamos libremente, sin estrés y de forma segura.

Incluso antes del advenimiento de las megaciudades, los proyectistas urbanos reconocieron la importancia de un buen diseño de edificios para evitar cuellos de botella, espacios infrautilizados y riesgos para la seguridad. Las soluciones surgen estudiando cómo se mueve la gente por los edificios o espacios urbanos muy frecuentados. Combinando estos conocimientos con innovaciones y tecnología se crea un buen “flujo de gente”.

Simple pero efectivo

Puede que muchos de nosotros demos por hecho algunos de los primeros trucos o inventos que los arquitectos diseñaron para posibilitar un flujo ininterrumpido de gente a través de un edificio, por ejemplo, las puertas giratorias o de vaivén que permiten entrar en un edificio sin perder prácticamente el paso.

Considerando cómo permitir el acceso a personas con discapacidades y asegurar la seguridad de todos los ocupantes del edificio surgieron otros desarrollos como las rampas o la apertura de nuevas vías para entrar en un edificio y atravesarlo. Para garantizar que los edificios pudieran ser evacuados fácilmente se colocaron más escaleras en todos los rincones del edificio.

Además de las cuestiones relativas a la planta física, los gestores de edificios también consideraron que proporcionar a la gente información rápida promovía un flujo ininterrumpido. Por ejemplo, simplemente poner un portero o recepcionista ayuda a dirigir a la gente a sus destinos con mayor rapidez. Señales bien iluminadas e indicaciones en el suelo también suponen menos paradas y un avance más rápido.

Elevando el flujo vertical de personas

Los edificios futuristas actuales todavía se basan en simples trucos de eficacia probada y sus actualizaciones modernizadas para mantener un buen flujo de gente. Sin embargo, el diseño y la innovación han tenido que mejorar sus tácticas para dar cabida a edificios más altos, más gente y diferentes ambientes dentro de los edificios, que con frecuencia combinan viviendas, oficinas, transporte público y tiendas bajo un mismo techo.

La invención más revolucionaria para facilitar el flujo de personas en los edificios fue el ascensor, que ahorra a la gente tener que subir escaleras y dio paso a edificios más altos. Los arquitectos nunca han echado la vista atrás y no es una exageración decir que el ascensor es la clave para una mayor calidad de vida en las ciudades de alta densidad.

Ningún otro invento se ha adaptado de forma tan brillante a las cambiantes y crecientes poblaciones urbanas. Desde sus inicios como una sencilla plataforma elevadora hidráulica, el ascensor ha evolucionado hasta ser un sistema de movilidad crucial para un flujo seguro y constante de personas en edificios altos.

Hoy en día, las actualizaciones modernas, como el ascensor TWIN, con dos cabinas independientes en un hueco, ahorran espacio y reducen los tiempos de espera de los pasajeros. Aún más interesante es el ascensor MULTI, que ofrece múltiples cabinas independientes que operan en bucle, de forma algo semejante al metro. No solo va hacia arriba y abajo, sino también hacia la derecha y la izquierda, creando posibilidades para el diseño de edificios completamente nuevas, como lo hiciera el primer ascensor hace cien años.

El diseño y la tecnología confluyen

¿Qué llegó primero?: ¿el diseño de edificios o la tecnología? Desde el principio de los tiempos, ambos se han provocado mutuamente para crear la siguiente innovación estructural. La tecnología abre paso a nuevas posibilidades en el edificio, mientras que el diseño se inspira en nuevos inventos.

El diseño de edificios se centró en un principio en el flujo horizontal de las personas y la planificación de la planta baja. Las soluciones presentaban vestíbulos diáfanos, con varios puntos de acceso, y la planificación de diversos “corredores” para el flujo de peatones. Las escaleras mecánicas ayudaron a hacer más atractivos los vestíbulos de varios niveles y los pasillos rodantes, en sitios como los aeropuertos, aceleraron la circulación horizontal.

Diseñar para la circulación vertical requería algo más de creatividad. La tecnología de ascensor podía elevar a personas en cuestión de segundos, pero ciertos incentivos pueden ayudar a asegurar que se usen todos los niveles de un edificio, evitando que los visitantes se concentren en la planta baja. Usar “destinos ancla superpuestos” es una técnica para distribuir ofertas públicas entre las diferentes plantas y abrir un edificio verticalmente.

Un excelente ejemplo de ello son las oficinas centrales de Amorepacific de David Chipperfield en Seúl. Un gran atrio abierto constituye un llamativo punto de referencia. Galerías de arte y restaurantes repartidos por cuatro plantas incitan al público a sacar el máximo partido de la estructura. Los ascensores TWIN aseguran que las idas y venidas sean cortas y agradables.

Combinando los flujos vertical y horizontal, ascensores pioneros, como MULTI, van a permitir formas de edificios totalmente nuevas. El núcleo de servicios del edificio ya no tendrá que ir en línea recta de arriba abajo. Estos ascensores pueden girar en ángulo recto, ofrecer transporte ininterrumpido a lo largo de pasarelas e, incluso, ofrecer acceso directo a paradas de transporte público subterráneo.

Un flujo digital

Observar cómo y por qué nos movemos ha sido siempre la clave para canalizar el flujo peatonal. Los datos y la tecnología digitalizados han mejorado exponencialmente la planificación, en especial permitiendo dar respuestas adaptativas en tiempo real, similares a las dadas para carreteras o el tráfico rodado.

Tomemos como ejemplo el sistema de mantenimiento predictivo MAX para ascensores. Esta solución de movilidad IoT de aprendizaje automatizado reduce con efectividad el tiempo fuera de servicio de un ascensor proporcionando diagnósticos en tiempo real, es decir, prediciendo cuándo es probable que haya que cambiar piezas, resolviendo problemas de forma efectiva antes de que se produzcan.

En general, la digitalización puede ayudar a los proyectistas a predecir patrones de uso y tráfico de un edificio, permitiendo cambios adaptativos y creando soluciones de movilidad como mejoras para ascensores. Fuentes de información digitalizadas, como aplicaciones y pantallas táctiles, también reaccionan mejor a las necesidades de los visitantes cuando entran en el edificio, reemplazando a los porteros o recepcionistas. Además, los sistemas de control de movilidad, acceso y evacuación se pueden armonizar todos en una plataforma.

Nuestro (cómodo) futuro urbano

Las ciudades son lugares interesantes en los que estar y sus edificios van a ser cada vez más los lugares en los que la mayoría de los humanos vivan, trabajen y se reúnan. Menos mal que la tecnología y el diseño de edificios también avanzan a un ritmo acorde con los tiempos, asegurando que el flujo de personas sea lo más fácil y menos estresante posible.